Gran Hermano: navidad, rebelión y lágrimas - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Gran Hermano: navidad, rebelión y lágrimas


 

La navidad en la casa más famosa del país encontró a los hermanitos bastante perturbados. Después de emocionarlos y  abrirles un par de botellas para el brindis, Gran hermano se negó a poner música y darles más alcohol, y su negativa derivó en una gran rebelión; la primera de esta nueva edición del reality.

Todo comenzó dos horas antes de que dieran las 12, cuando Telefe abrió las cámaras de la casa de “Gran hermano 2011”, y todo el mundo pudo ver cómo 20 desconocidos -hasta hace 15 días- festejaban la Navidad en vivo y en directo para todo el país.

Para olvidar un poco el hambre que pasaron en la semana (15 kilos de lechuga mediante), la producción les preparó una cena navideña y les dio una botella de champagne para que pudiesen brindar. Además, les acercó una serie de regalos, que no eran otra cosa que fotos de sus seres queridos para que se emocionen un rato.

Luego, una cuenta regresiva y unas campanadas les avisaron a los “hermanitos” que eran las doce, y todos corrieron a buscar unas copas para brindar juntos. Lloraron, se abrazaron y se trataron como familiares y amigos.

Pasado el momento emotivo, los “hermanitos” quisieron cortar el clima de lágrimas con un poco de música y alcohol, y al grito de “¡escabio y música!” armaron una rebelión navideña.

La producción no dio lugar al reclamo y los ánimos se caldearon; todo explotó como una bomba de tiempo. Volvieron las discusiones y las fuertes peleas, e inclusive algunos -comandados por Martín Pepa- pensaron boicots al programa, que los dejaron al borde de la sanción.

TE PUEDE INTERESAR