¿A qué jugabas en los asaltos de tu niñez? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿A qué jugabas en los asaltos de tu niñez?

Ir a casa de amigos llevando, las chicas comida y los chicos bebida, era un clásico de nuestra pre-adolescencia. Allí nacieron juegos y amores. ¿Qué recordás de aquella época?

Juegos, bailes y risas inundaron los sábados de nuestra tierna infancia. ¿Qué recuerdos tenés de los asaltos, cuando ellos sólo significaban diversión y música?

Te preparabas desde temprano, comprabas los chizitos, papitas o palitos —si eras nena— y la gaseosa o jugos —si eras nene. Nada de alcohol (¡ni pensábamos en eso!) y muchas ganas de pasar una tarde-noche junto a los amigos.

"El semáforo" era el juego por excelencia de este tipo de reuniones. Una fila de chicos, enfrentada a otra de chicas era la disposición. Entonces, uno (o una) iba rumbo al otro grupo y decía su intención en forma de colores: verde, que significaba beso en la mejilla, amarillo, "piquito" y rojo, el viejo y querido "chupón". Muchas parejas que duran hasta hoy se han iniciado con este inocente jueguito.

"La botellita", que siempre era de Coca, giraba en medio de una ronda que incluía a chicos y chicas sentados alternadamente uno al lado del otro. Cuando el elemento frenaba se tomaba milimétricamente hacia dónde apuntaban la punta y la "cola" de la botella y así, los dos individuos elegidos al azar debían darse un beso. Adrenalina, ansias y muchas ganas de que nos toque "él" o "ella" invadían nuestros pequeños cuerpitos.

El "Juego de las sillas" también formó parte de asaltos y cumpleaños. Aunque quizás un poco más inocente, a todos nos encantaba bailar y correr al ritmo de la música para luego estar atentos al "stop" del radiograbador y encontrar nuestro asiento.

"Verdad/Consecuencia" marcó la infancia y adolescencia de todos. Esperábamos "ese momento" para descubrir qué verdad contaría alguno o qué prenda nos haría hacer otro. Grandes misterios se han resuelto con este juego y todavía, en algún reencuentro de primaria o secundaria, nos animamos a proponer para divertirnos un rato.

"Llega un barquito cargado de..."  hacía que todos participemos y aportemos nuestro granito de arena para hacer un juego dinámico y divertido. Aunque en este caso no tenía que ver con la formación de parejitas ni la posibilidad de un futuro romance, era un lindo entretenimiento para esperar que lleguen los tan ansiados "lentos".

¿Qué otros juegos recordás de tus asaltos? ¿Cuál era tu favorito?

Mirá los anteriores Retro Style:

-Acá fueron grossas, pero afuera ¡la rompen!

-Aquellos lugares en los que pasaste tu infancia y que no podés olvidar

-Especial Romina Yan

TE PUEDE INTERESAR