Lindsay Lohan pagó 300.000 dólares de fianza para evitar la cárcel - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Lindsay Lohan pagó 300.000 dólares de fianza para evitar la cárcel

La incorregible colorada ahora deberá llevar un brazalete Scram, que controlará a distancia si consume alcohol.

La actriz estadounidense Lindsay Lohan fue liberada anoche, tras el pago de una fianza de 300 mil dólares, unas quince horas después de haber sido condenada a un mes de cárcel, luego de que dos pruebas sobre consumo de drogas le resultaron positivas.

El juez de Los Angeles, le negó ayer a Lohan, de 24 años, el pedido de fianza presentado por los abogados de la actriz, luego de que dos de las pruebas a las que fue sometida resultaron positivas para cocaína y anfetaminas. Pero su abogada presentó inmediatamente un recurso contra esta decisión, y horas después otro magistrado, fijó una fianza de 300 mil dólares para la liberación de Lindsay. El monto fue pagado, por lo que la actriz salió de la cárcel de Lynwood poco antes de la medianoche.

La jueza, que es jerárquicamente superior al juez Fox, decidió asimismo que Lohan deberá presentarse nuevamente ante la corte el 22 de octubre, y mientras tanto deberá llevar un brazalete SCRAM, que permite detectar a distancia si la persona que lo tiene puesto consume alcohol.

La actriz estaba en libertad condicional y siguiendo un programa de rehabilitación, en base a una condena anterior por manejar borracha. Los problemas judiciales de la ex prodigio de Disney comenzaron en 2007, cuando fue detenida dos veces en un período de tres meses por conducir bajo el influjo del alcohol. La actriz fue liberada bajo fianza, luego de que se comprometió en someterse a una terapia de rehabilitación, pero después se le reprochó no haber participado en todos los encuentros terapéuticos a los que debería de haber concurrido.

Es así que en el pasado mes de julio volvió a presentarse ante un tribunal donde, entre lágrimas, prometió que cambiaría su conducta, y alegó: "lo que está en juego es mi vida, mi carrera, no creo que todo esto sea una broma". Aún así, la jueza Marsha Revel la condenó a 90 días de cárcel, por haber mentido en los dos casos de conducción bajo el efecto del alcohol y por no haber cumplido con los términos de la libertad condicional a los que había sido sometida.

De esos 90 días de la condena, Lohan pasó 13 en la cárcel, luego de lo cual fue enviada por 23 días a una clínica de rehabilitación. Tras su liberación, tuvo que someterse a pruebas aleatorias sobre el consumo de droga, dos de las cuales resultaron positivas.

TE PUEDE INTERESAR