¿La Masa desprestigiado por una cámara oculta falsa? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿La Masa desprestigiado por una cámara oculta falsa?

En la emisión de ayer de "100% lucha", Leo Montero anunció que "La Masa", el malo del staff del ciclo, hacía un mes que estaba desaparecido y había sido visto en la vía pública, provocando una serie de incidentes, luego de haber consumido alcohol. Lo tildó de "tatuado", "alcohólico" y violento" y luego pidió un tape, en donde se lo mostraba sentado en un bar tomando cerveza, golpeando y tirando a una señora en la vereda y siendo detenido por la policía.

Nadie dudaba de la identidad del enmascarado, hasta que hoy se presentó en "Intrusos 10 años", y dijo que no era el que aparecía en las imágenes, que había sido despedido del ciclo infantil hacía un mes y que habían armado esa supuesta cámara oculta para perjudicarlo.

"Sinceramente no soy esa persona, no soy ese luchador. Estoy dolido pero los chicos que me siguen hace cinco años, saben quien soy. Me han despedido del programa hace un mes, y esto lo hicieron para desprestigiarme. Yo soy un actor que hace mucho que trabaja en Chile y Argentina, y esto realmente me perjudica. Ayer me llamaron para decirme esto, y supe enseguida que lo hicieron para dañar mi figura", relató.

A continuación, Jorge Rial le preguntó por qué lo habían echado del programa de Telefe producido por Endemol, y la Masa no lo supo explicar: "Durante cinco años fui uno de los portavoces del programa, y jamás he tenido ni causado un problema, y me despidieron sin causa. El programa inventó la Masa, pero yo necesito que me respeten como actor y como persona. Jamás le pegaría a una mujer, y por la manera en que me despidieron y hoy están maltratando a la Masa, siento que es algo personal. Me pegaron donde más me duele", concluyó.

De esta manera, y según lo aportado por este personaje que luchaba todos los domingos en Telefe, la producción del ciclo, luego de haberlo despedido, le habría armado una cámara oculta con una Masa trucha, agrediendo a la gente para perjudicarlo; ahora sólo basta escuchar la otra campana.

TE PUEDE INTERESAR