Todos los detalles del casamiento de Roberto Piazza y Walter Vazquez - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Todos los detalles del casamiento de Roberto Piazza y Walter Vazquez

El famoso diseñador y su pareja se casaron en el marco de la nueva Ley de Matrimonio Igualitario y tiraron la casa por la ventana. ¡Mirá las fotos!

Hace un par de años se juraron amor eterno cuando realizaron la unión y civil y, ahora, después de tanto esperarlo, al fin llegó el 15 de septiembre:Roberto Piazza y Walter Vazquez pudieron concretar su sueño de casarse con total amparo de las leyes nacionales.

Y así fue como a las 12.00 horas, en el Registro Civil de Av. Cabildo 3067 (CABA) y ante Rosa Ferré  (mamá de Vázquez), Patricia Sosa, Raúl Pezzone Piazza (hermano del diseñador) y Cacho Castaña como testigos, la pareja dio el “sí, quiero”. Ah, la madrina de honor, Cristina Kirchner fue invitada pero no pudo ir y se la mencionó como “madrina del corazón”.

Luego, a partir de las 13.30 se realizó una ceremonia religiosa y la fiesta en “Dorsia” (Puerto Madero).  Para esta parte del festejo los padrinos y madrinas fueron Patricia Sosa, Oscar Mediavilla, Maria Rachid (Presidente de la Federación GLBT ), Graciela Filippa (cuñada de Roberto Piazza), Vicky Antille (primera mannequin del diseñador y amiga personal de la pareja), Mirta Tammer (amiga íntima), Cacho Castaña y Raúl Pezzone Piazza (hermano del diseñador).

Los recién casados llegaron al salón en un espectacular BMW color rojo y, cuando entraron, se escuchó una versión de “Para vivir un gran amor”, grabada especialmente por Cacho Castaña.

A la fiesta fueron diferentes personalidades del mundo del espectáculo, de la política y del empresarial, como Patricia Sosa y Oscar Mediavilla, Natacha Jaitt, Beatriz Salomón, Anabela Ascar, Ileana Calabró y su marido, Pocho “la Pantera” y la legisladora porteña, María José Lubertino. También estuvieron representantes de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans y los militantes de la lucha contra el SIDA, Alex Freyre y José María Di Bello.

A cada asistente se les entregó un souvenir muy particular: una cajita blanca con un diseño no convencional que tenía dos anillitos entrelazados en la tapa; al abrirla, la caja contenía 5 almendras y una leyenda: “Te entregamos estas 5 almendras como símbolo de amor, salud, prosperidad, felicidad y una larga vida juntos”.

TE PUEDE INTERESAR