Sabrina Rojas ya vive con Luciano Castro: "Dejé todo por amor" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Sabrina Rojas ya vive con Luciano Castro: "Dejé todo por amor"


Cumplió los 30 y pateó el tablero. Es una de las sorpresas de "Bailando 2010" y pide cancha como actriz. Conquistó el corazón de Luciano Castro, con quien ya lleva tres meses de convivencia.

El romance nació en el último verano, cuando compartían guión y complicidades en la versión teatral de "Valientes" en Mar del Plata. Sabrina Rojas dejó una relación de seis años para embarcarse en un romance que aún hoy continúa.

"Le huyo a los celos y por eso siempre evité enamorarme de alguien que laburara de lo mismo que yo, pero cuando te pasa, te pasa. Hoy me siento completa, plena y feliz. Cuando siento que algo es verdadero, no me importa nada. Dejo todo por amor. Esa cosa masculina, desprolija, rea y familiera que tiene Luciano, a mí me mata de amor", confiesa Sabrina a la Revista Gente.

Acá te presentamos un repaso de sus mejores declaraciones:

La Convivencia. "Fue un poco intempestivo, sí. Porque yo tenía mi casa, pero la tuve que poner en venta tras mi separación. Pero no me metí de prepo. Soy muy respetuosa en esas cosas y no voy a donde no me invitan. Hasta que no me dicen que deje algo, yo llevo y traigo mi bolsito", contó cómo se fue instalando en la casa del actor. Y sacó pecho: "Tomé decisiones fuertes y drásticas. Me la jugué en cosas que muchos no tendrían el coraje suficiente. Cuando siento que algo es verdadero, no me importa nada. Dejo todo por amor".

El amor y el trabajo. "La verdad es que siempre evité enamorarme de alguien que laburara de lo mismo que yo, pero cuando te pasa, ¡te pasa! Hoy lo que hago es evitar ver cosas que quizá me generen alguna inseguridad. Es su trabajo y punto, como yo tengo el mío. Nosotros casi no hablamos de trabajo, obviamos la parte incómoda", afirmó.

Noviazgo. "Hay más respeto, es verdad. Ya nadie me encara: saben que estoy ocupada. Imaginate que muchos deben pensar: “Si está con Luciano Castro, no me va a dar bola a mí”. Perdí el encanto, ja ja".

Los celos por el caño de Bailando 2010. "No es lo que más le gusta, pero él respeta mucho mi trabajo... y no le queda otra. No me va a mirar cuando bailo, y haremos de cuenta que nunca pasó".

TE PUEDE INTERESAR