Despedidas de solteros: la verdad - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Despedidas de solteros: la verdad

Son una parte "casi" fundamental de toda boda. La celebración de las despedidas de soltera y soltero, una tradición que supera modas aunque no deja de ser cuestionada por algunos y adorada por otros.

"Amo las despedidas de soltera, pero me gustan que sean por géneros. Las chicas por un lado y que ellos hagan la suya por otros", dice Carla, entusiasmada porque en un mes se viene la suya. Por su parte, Mariela, una estudiante de 28 años pronta cambiar de estado civil en tres meses, prefiere evitarlas. "Mis amigas me conocen y jamás me organizarían una porque saben que las detesto. Prefiero una cena mixta, aunque para mi esa instancia carece de total sentido", remata sin duda alguna.

Puede que su popularidad se deba a que, para muchos, la despedida de solteros es algo así como la última oportunidad para hacer todo eso que no se (le) permitirá hacer tras pasar por el registro civil.

Pero más allá de los motivos, este tipo de festejos ya se ha convertido en toda una tradición en donde la seriedad y formalidad que acompaña a las ceremonias de bodas quedan atrás, dando lugar a la diversión e imaginación para intentar, al menos, hacer cosas cada vez más originales.

Los amigos se esmeran por preparar lo que podría dar rienda suelta a sus deseos. Porque una de las principales características de dichos eventos son, justamente, las fantasías y excesos. Pareciera ser que es acá donde tanto los novios como sus amigos se toman una licencia para rebasar límites que en otros casos no se animarían a pasar.

Si bien hay personas que desestiman este tipo de celebraciones, optando por ir a cenar con amigos, haciendo que todo ese clima de disfraces y desfiles en baúles de autos pasen al olvido; también están las otras, quienes se divierten organizando de la forma más original posible lo que será una despedida inolvidable.

En Internet existe una gran oferta para la organización y celebración de despedidas para solteras y solteros, respectivamente, o en forma conjunta. Al igual que en las bodas, todo depende de la importancia que los novios y sus festejantes le den a su celebración y del presupuesto con el que se cuente.

Cualquiera sea el caso, y según "entendidas" en la materia, hay ciertos mínimos requisitos que no pueden dejarse a un lado. Para las chicas, una despedida de solteras generalmente incluye la participación (activa o pasiva) en un stritptease masculino, nada demasiado original claro, pero que continúa primero en el ranking, aunque con algunos cambios.

Antes, generalmente, se movilizaban en grupo yendo al lugar de streepers por excelencia llamado "Golden" pero, actualmente, muchas contratan sus servicios para que hagan su propio show en la casa elegida y acondicionada para tal fin. Muchas veces las performances también incluyen disfraces, o pequeñas representaciones.

Para los hombres, generalmente, hay dos actividades que son básicas: emborracharse y/o hacer algún acto exhibicionista que deje al novio en ridículo y expuesto ante todo aquel que se cruce en su camino.

Entre ambas hay una diferencia: mientras que en las despedidas para chicas, normalmente se le otorga un lugar protagonista a la mujer que está a punto de dejar su soltería; en las de los chicos, y más allá del novio, todos quieren vivir una noche especial, lo cual muchas veces también incluye sexo con otras chicas.

Como consejito, les decimos a los organizadores del evento que se tomen un momento para pensar y/o hacer una "investigación de campo" sobre las preferencias del novio/a a quien celebrarán. La idea es disfrutar, divertirse y pasar una noche que seguramente será inolvidable para los novios, familiares y amigos más cercanos que participen de ella.


¿Qué opinás de las despedidas de solteros? ¿Recordás alguna anécdota divertida?

Fuente consultada: soitu.es


TE PUEDE INTERESAR