Una noche demoliendo teles - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Una noche demoliendo teles

Se salvaron las parejas de Fidalgo, Anderson y De Bellis. Comenzó la ronda de "rock nacional": Santillán danzó "Matador" y la Jelinek, más gordita, "Mi enfermedad".

Anoche hubo duelo con cuatro parejas sentenciadas que se enfrentaron en el strip-dance. El jurado salvó a dos parejas y una debió abandonar el certamen. Por decisión del público, "El imbatible" —también conocido como "La Momia—, el actor Marcelo De Bellis, esta vez despachó a Fernanda Vives, su rival directa.


Anoche competían Laura Fidalgo/Miguel Brandán, Fernanda Vives/Adrián Díaz, Evangelina Anderson/Julián Andrés Carbajal y Marcelo De Bellis/ Cristhel Coopman.


Luego de una semana para encender motores a puro patinaje, el Bailando... retrucó con dos ritmos: el strip y rock nacional. La Anderson empezó a calentar la pista en plan chica de calendario. Y Tinelli de fondo: "No, no, no, infartante"; mientras ella completaba su número protegiéndose los pechos con el antebrazo.


Lo que siguió fue una puesta de amor en un lavadero con Fernanda Vives. La coitografía, en rigor, terminó con la ex de la Tota apenas tapada por una pátina de purpurina. "Ronda calentita", avisaba, por las dudas, Marcelo Tinelli.


Tercera pareja: De Bellis caminando en la cinta. Escenografía de gimnasio. Las cámaras seguían la coreo del dúo y además ponchaban a una momia alegórica que estaba entre el público. Finalmente, la Momia De Bellis terminó en slip apretado y un dolor justo ahí.


Fidalgo, en bombera voluntaria, revoleando sus piernas como mangueras fue de lo mejor de una noche que no conformó al jurado. Un paso, una prenda menos. Simetría, movimientos; Fidalgo que se sacó su musculosa de espaldas al público y "Uhh, se desmayaron los músicos", dijeron las voces en off.


Llegó el turno del jurado. Sofovich tomó la palabra y por decisión unánime anunció que la primera pareja salvada era la de Laura Fidalgo (que así se metía entre las 13 parejas finalistas). ¿Segundo salvataje? Por decisión dividida, quedaron la Anderson y compañía.


La ronda de rock nacional se abrió con Los Ratones Paranoicos. "Un tema pesado". A falta de Peter Capusotto, estuvo presente Carmen Barbieri, que vio una coreografía prolija "pero sin alma". La Tota Santillán, esta vez sin novia a la vista, salió disfrazado de murguero: le tocó Matador que terminó con el bailantero haciendo una percusión a lo Stomp. Lafauci les puso un tres.


Otra expectativa estuvo puesta en el regreso de Karina Jelinek. Tras el desmayo y unas breves vacaciones, saludó a su público, a los parientes y a "los floggers presentes" (?). Después bailó Mi enfermedad, versión Fabiana Cantilo. ¿Rápidos o lentos? ¿Ropa a ropa, sueltitos? Una conclusión preliminar: el rock nacional puede bailarse como el strip dance, pero sin sacarse la ropa. Es decir, bien familiar.-

TE PUEDE INTERESAR