iPod Touch - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

iPod Touch

Lo delgado no quita lo poderoso.

Desde que salió a la venta, el iPod revolucionó la forma en que se escucha la música digital. El más famoso de los reproductores portátiles desarrolló a lo largo de los años toda una familia, de las cuales el Touch es, quizá, su máximo exponente a nivel diseño.

El gran diferencial del primer Touch, lanzado hace poco más de un año atrás, fue el hecho de que fuera casi absolutamente táctil. Con un solo botón, todas las demás opciones se manejaban a través de la enorme pantalla de 3,5 pulgadas. A eso había que sumarle la posibilidad de reproducir videos y ver fotos, más la conexión a Internet wi-fi, para lograr un producto estupendo. Sólo le faltaba tener la función de telefonía para ser lo que fue después el iPhone.

Pero como se ve que en Apple jamás están conformes, decidieron hacerles unos retoques al Touch para su siguiente versión. De esta manera, presentaron en sociedad a un modelo más delgado aún que el anterior. Claro que ahora le añadieron botones. Tal vez eso le quite un poco ese toque de distinción que tenía el modelo anterior, pero después de usarlo un tiempo es posible decir que la adición de esos botones es acertada.

No se trata de un teclado QWERTY ni el comando del iPod tradicional. Al botón de control se la añadió un botón de encendido/apagado en la esquina superior izquierda, así como los botones para subir o bajar el volumen. Estos dos últimos botones vienen bárbaro, porque antes había que destrabar el equipo para recién acceder a la opción de volumen. Ahora se lo puede hacer directamente sin necesidad de más trámite.

Otros aditamentos a lo estético es su carcasa curvada, de acero inoxidable (sigue siendo cómodo para agarrar, aunque por su tamaño no lo es tanto para llevar en un bolsillo) y la mayor autonomía, ya que desde la empresa garantizan unas 36 horas de reproducción de sonido y 6 de video. En la práctica, y usándolo bastante con varias funciones a la vez, la duración demostró ser bastante menor. Pero claro, se lo enchufa a un puerto USB y enseguida se puede seguir adelante.

Por otro lado, a la facilidad de uso y el excelente sonido se le sumaron juegos. Y no cualquiera. Aprovechando al máximo el novedoso acelerómetro que incluyó la versión anterior (que permitía rotar la pantalla sólo moviendo el aparato), ahora varios juegos que le empiezan a sacar el jugo a esta función vienen incluidos (por ejemplo, uno para jugar al bowling moviendo el Touch como si fuera la bola u otro para llevar una cerveza de un extremo al otro de una mesa sin que se caiga) y, como ahora es posible conectarse a la tienda virtual App Store, es posible descargar cientos de juegos más. Ah, y para escuchar el sonido de los juegos ya no hace falta colgarse los auriculares. Viene con un altavoz integrado.

En cuanto a la música, hay una novedad: la opción Genius. ¿De qué se trata? De una especie de DJ virtual, capaz de encontrar melodías que encajan a la perfección con la que se está escuchando en ese momento, y recomendar otras a continuación. Claro que hay un molesto paso intermedio para hacer eso, que es activarlo a través del programa iTunes.

En definitiva, una nueva versión con un par de toques de distinción que siguen demostrando que, dentro de la familia iPod, el Touch es sin duda su modelo más fino...y no sólo por lo delgado.

TE PUEDE INTERESAR