Lie to Me: la mentira tiene patas cortas - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Lie to Me: la mentira tiene patas cortas

Un súper especialista en lenguaje no verbal asesora en casos difíciles, mientras intenta que su habilidad no le complique la vida.

La cara tiene 43 músculos. Si estudiamos las 10.000 combinaciones posibles, podemos saber cuándo alguien está mintiendo". Defensor de su ciencia de la que, además, comprueba diariamente el casi nulo margen de error, el Dr. Cal Lightman (Tim Roth) es el mayor especialista en el mundo en una técnica que él mismo denominó "Detección de Engaños". Este personaje es el protagonista de Lie to Me, la serie que estrena Fox hoy a las 22, en el espacio que ocupaba 24.

Ya cuentapropista -después de haber trabajado en el riñón del gobierno-, su parte del trabajo es atender a esos mínimos gestos en los que el cuerpo contradice lo que las palabras argumentan. Para saber qué sentimientos se pretenden ocultar está su socia, la Dra. Foster (Kelli Williams), talentosa psicóloga. El pequeño pero efectivísimo equipo que conforman junto a dos colaboradores, será llamado, por distintos organismos gubernamentales, a intervenir en situaciones difíciles: esas donde las pruebas no alcanzan, o que directamente no pueden llegar a juicio.

En los primeros capítulos, por caso, se las verán con un adolescente acusado de asesinar a su profesora, con una militar que acusa a su sargento de haberla violado durante su estadía en Afganistán, con el presunto soborno de un promisorio basquetbolista, y sigue la lista.

El problema (o la ventaja) es que Lightman lleva el trabajo encima, y le resulta prácticamente imposible mirar a alguien sin percibir mentiras, en los grandes temas o en los pequeños detalles. ¿Servirá o no saber que vendedor de comidas callejeras miente cuando asegura que está todo limpio? ¿Servirá saber cuáles son las verdaderas intenciones del nuevo novio de su hija adolescente?

Necesariamente sagaz, divertido, algo neurótico y con una gran interpretación de Tim Roth, este nuevo "detective" de la pantalla amenaza con alimentar en los televidentes una nueva obsesión. En principio, hay que saberlo, una sonrisa verdadera siempre trae arruguitas alrededor de los ojos, en cambio las comisuras hacia abajo dan para sospechar. Y el hombre al que le pica la nariz, alguna cosa oculta.

TE PUEDE INTERESAR