La TV apesta - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La TV apesta

Es más que entendible que la gente de la televisión no trabaje para navidad. De hecho nadie debería salir de su casa ese día. El problema es que esto genera una dicotomía obvia: si nos quedamos en casa, nos aburrimos.

Uno generalmente se levanta a la tarde, después de una noche de banquete alimenticio y etílico, y lo único que quiere es comer algo de lo que sobró en compañía de la TV. Y hasta ahí todo bien, sucede que uno sabe a que se atiene al encenderla: la típica y oscura cobertura desde el Instituto del Quemado (para contabilizar la cantidad de víctimas por los festejos), notas a quienes trabajan en el feriado (y periodistas asombrados por el hecho, sin darse cuenta que ellos están en la misma), películas navideñas protagonizadas por gente que ahora debe tener más de 90 años, programas grabados con imágenes ya vistas, "lo mejor de...", "lo peor de..." y todo esa mezcla de refritos a los que ya estamos acostumbrados en las fiestas.

Perfecto que la gente que hace la queridísima televisión descanse en sus casas y bien merecido se lo tienen. Pero: ¡Por favor! ¡Al menos una película actual, alguna cara familiar o una que otra noticia alegre para que podamos esperar al año nuevo sin temor al feriado siguiente! Evidentemente, las únicas sobras que comemos un 25, no son las del asado de nochebuena...

TE PUEDE INTERESAR