Amemos y respiremos, lo demás es puro cuento - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Amemos y respiremos, lo demás es puro cuento

Amigos divinos, tomémonos un tiempo cada día de reflexión y calma. Todo está sucediendo ahora... Por Claudio María Domínguez.


Amigos divinos, tomémonos un tiempito hermoso cada día de reflexión y calma.
Todo está sucediendo ahora; pero nuestra personalidad formada por nuestro pasado se alimenta de la memoria y de la información que tenemos acumulada haciéndonos repetir viejos códigos.
 
Si podemos fundirnos en la espontaneidad de este momento, no en la reacción automática que proviene de lo irreal y que nos hace sufrir, porque provoca una dualidad y una separación con respecto a aquello que nuestros sentidos perciben, nos hacemos instnt[aneamente libres.

El observador se cree diferente a lo observado y por eso, juzga, opina, recuerda, compara, analiza, elige. Y en esa elección sobre lo que le gusta o disgusta al observador se genera todo conflicto: Lo que tengo, lo que no tengo, lo que deseo pero no obtengo, lo que pudo haber sido, lo que debería ser, la frustración de una mente que desea poseer, y queda automáticamente poseída y prisionera de su propia irrealidad.

El observador y el observado son lo mismo. EL observador no existiría si no existiera eso que observa. Lo observado solo existe en función de que haya un observador. Si comprendemos la unidad, la misma energía divina que hay en nosotros y en eso que creíamos separado de nosotros, va cesando el rechazo, la resistencia, la valoración, la opinión, la creencia, que han sido hasta ahora clara fuente de separación y sufrimiento.

Dicen los grandes seres sublimes: "El pensador, el acto de pensar, y el pensamiento son exactamente lo mismo".

"Quien ama, el ser amado y el amor en cuestión, son la misma energía"

Donde antes veíamos separación, ahora veamos unidad.

RESPIREMOS Y AMEMOS, LO DEMÁS ES PURO CUENTO.

Gracias por existir, la seguimos en cualquier momento

Visitá www.claudiomdominguez.com.ar