Curiosidades de los Premios Oscar - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Curiosidades de los Premios Oscar

A sólo siete días de una de las veladas más esperadas por las estrellas de Hollywood, Ciudad.com deja un repaso de las premiaciones más llamativas a lo largo de los años.



Si bien los Oscar pretenden recompensar lo mejor del cine -mayoritariamente hecho en y para Estados Unidos-, su gala vendida al mundo entero es un espectáculo de moda, discursos dramáticos y premios sorpresa, llena de anécdotas curiosas.

Entregado por primera vez en 1929, el tiempo y una dosis de sollozos, discursos tediosos, arengas de militancia política y besos de película convirtieron a este premio en una fiesta del cine estadounidense, vista por cientos de millones de telespectadores cada año.

"Sean breves, personales y sinceros. Tienen 45 segundos" para su discurso de agradecimiento, recordó el presidente de la Academia de la Artes y Ciencias
Cinematográficas, Sid Ganis, durante el almuerzo que a principios de febrero
reunió a los nominados a la 81 entrega de los premios Oscar.

Pese a la advertencia siempre hay quien se sale del programa. Varios convirtieron sus agradecimientos en discursos políticos, como en 2003, cuando el documentalista Michael Moore, ganador del Oscar a Mejor documental , tuvo que abandonar la tarima --en una premiación realizada tres días después de la invasión de Irak-- ante el abucheo de la audiencia tras decir: "íQué vergüenza señor Bush!".

Por otra parte, en 1985 la actriz Sally Field subió atónita a la tarima a recibir su segundo Oscar y dió un discurso que fue durante años blanco de parodias: "Esta vez, yo lo siento, yo lo sé, yo lo siento, ustedes me aman, ahora, ustedes me aman", dijo en tono de profeta.

En 2007 la maestra de ceremonia Ellen DeGeneres, suplicó a los nominados síntesis, honestidad y creatividad en los agradeciemientos pero luego sentenció: "Bueno, esta bien, no se estresen por eso, porque quizás ni ganen".

En 2001 la Academia llegó a anunciar que premiaría con un televisor al discurso más corto, pero Julia Roberts se burló de ello cuando ganó por su interpretación en "Erin Brockovich".

"íQué diablos!, yo ya tengo tele, y como no sé si voy a volver a estar aquí arriba en toda mi vida, me voy a tomar el tiempo que necesite para agradecer el premio a quien quiera", dijo emocionada.

Ese mismo año la cantante Bjork estuvo nominada al Oscar a Mejor canción original por "Bailando en la oscuridad", y asistió a la gala con un vestido en forma de cisne. En su desfile por la alfombra roja se lo levantó y "puso" un huevo.

Un año después, Halle Berry pasó a la historia por ser la primera actriz negra en recibir un Oscar, y por protagonizar el llanto más dramático en un discurso de premiación. Durante un agradecimiento de más de 2 minutos 30 --cinco veces más el tiempo autorizado-- Berry saludó incluso a su abogado.

Doce meses más tarde entregó el Oscar a Mejor actor a un emocionado Adrien Brody, cuya primera reacción fue besarla apasionadamente. En 1973, una mujer llamada Sacheen Littlefeather subió al podio en nombre de Marlon Brando para rechazar el Oscar a Mejor actor por su papel en "El padrino", en denuncia por la forma en que retrataban las películas de Hollywood a los indígenas.

En 1977, Vanessa Redgrave sacudió corazones al agradecer su Oscar a Mejor actriz por su papel de la revolucionaria "Julia".

"Rindo tributo porque no se dejaron intimidar ante las amenazas de un grupo de sionistas matones, cuyo comportamiento es un insulto a la verdadera talla de los judíos de todo el mundo", dijo la actriz, que había defendido la causa palestina semanas antes.

En 1999, cuando Elia Kazan --que delató a compañeros comunistas durante la "cacería de brujas" del senador Joseph McCarthy en los años 50-- fue homenajeado con el Oscar honorífico, decenas de estrellas se negaron a aplaudirlo en señal de protesta.

En 1974 un hombre desnudo logró burlar la seguridad para subir al escenario y atravesarlo casi por completo sin lograr conmocionar demasiado al maestro de ceremonias David Niven, que atinó a hacer un comentario jocoso. En 1999, el italiano Roberto Benigni saltó por encima de las butacas cuando anunciaron su nombre como ganador por su actuación en "La vida es bella".

Así las cosas, los Premios Oscar ya están a la vuelta de la esquina. Sólo faltan siete días para nuevos premios y, por supuesto, anécdotas.

TE PUEDE INTERESAR