El pastor gay responde a los lectores - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El pastor gay responde a los lectores

El clérigo Alejandro Soria, que casará a Roberto Piazza, responde a las preguntas que le enviaron los lectores de Ciudad.com la semana pasada: a qué religión pertenece, qué piensa de Sodoma y Gomorra, qué pasa con la homosexualidad en la Biblia, y más.

¿A qué religión pertenecés?, de Luis M. Ravaioli
Yo pertenezco al cristianismo, de tradición soy catolico, pero políticamente soy evangélico, pero en sí el movimiento nuestro es cristiano y tiene una conjunción de las dos corrientes. La Misión Sacerdotal Tercermundista (MST) se basa en el amar, respetar y servir a todas las personas con amor.

¿Cómo explican lo que sucedió en Sodoma y Gomorra?, de Silvana Acosta
En si lo que Dios condena en Sodoma es el avasallamiento, el atropello, la no hospitalidad, es el abuso, de hecho no hay ningún texto de ninguna iglesia cristiana que tenga un texto de levítico o cite a Sodoma y Gomorra. Lo que pasaba en Sodoma era un comportamiento homosexual y no una identidad, osea, le daba lo mismo al habitante de Sodoma tener relaciones con un habitante del mismo sexo que de distinto sexo o con animales, era un atropello y eso es lo que realmente condena la Biblia y no a los homosexuales. El pecado en Sodoma es la falta de amor y eso es lo que la Iglesia no quiere entender.

¿Figura la palabra homosexual en la Biblia?, de Erica Lazzaroni
Si, figura en las nuevas traducciones. Pero poner en los textos sagrados la palabra homosexual esta violando lo que es la Biblia porque es una palabra contemporánea, no es de la época y tiene una carga negativa a una patología que, realmente, no es lo que vivimos, no es una enfermedad aunque algunas Iglesias católicas apostólicas romanas sostengan que los homosexuales somos personas enfermas.

La Biblia dice que ante los ojos de Dios somos todos iguales, ¿se respeta eso?, de Eduardo Arnaldo Poggi
Si somos todos iguales ante los ojos de Dios no sé por qué la Iglesia nos discrimina, y hay algo más gracioso: la Iglesia creó un certamen para encontrar la monja más bella, pero si todos somos iguales ¿por qué hay belleza?, si hay una monja linda es porque hay una más fea. Para mi esa diferenciación se hace para captar más adeptos involucrándose en lo fashion, mediático e irrisorio. El atacarnos es la misma situación, nos atacan para captar gente pero la gente ya no les cree: la gente quiere ir a un lugar donde se los respete, en donde realmente puedan rendir un culto de adoración y alabanza sin importar la vida del que esté al lado. Hay que amar a Dios en la figura de mi hermano o mi hermana sin importar que sea gay o lesbiana, negro o blanco, casado o divorciado
¿Nunca pensaste que estás actuando mal?, de Jésica V. Degiorgio
En el final de los días cuando yo me presente ante Dios yo ahí tendré que ver si trabajé bien o trabajé mal, pero eso es algo que voy a vivir yo ante Dios y no el resto. Una vez me preguntaron sobre si esto tenía una condena divina y yo respondí que no sabía, realmente es lo que vive la pareja: si lo vivís como una condena no te cases porque vas a sufrir. No trabajo ni hago nada en base al pecado, lo hago en base al respeto, a la inclusividad y a la presencia de dios en la vida de las personas.

¿Por qué pensás que las personas continúan discriminando a los homosexuales?, de Javier Quintela
Toda persona que ataque al homosexual, ataque al divorciado, a la persona de color es realmente un ataque que tiene hacia su propio interior, hay algo que le está generando un conflicto en su propio ser, yo como homosexual no quiero generar conflictos en la heterosexualidad, no estoy en esta sociedad al margen de los problemas sociales sino que soy un miembro de la sociedad y respeto las demás ideologías sociales, respeto la heterosexualidad y de la misma forma exijo que se me respete. Está escrito en los evangelios: para amar a Dios hay que amar al otro, para amar al otro hay que amarse uno mismo, comencemos a respetarnos, no se puede hablar de respeto si no hay respeto a las diferencias. Hay que eliminar la homofobia y la segregación, ese es el trabajo de las iglesias y el desafío evangélico.

TE PUEDE INTERESAR