Esos vecinos gritones - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Esos vecinos gritones

¿Hacer mucho ruido es sinónimo de gozar más? ¿o mucho ruido y pocas nueces?

Octavio se confesó deprimido: dice que tiene un vecino que tiene una novia que grita y, a juzgar por algo que se percibe como un temblor en las paredes, se sacude como loca. "Mi chica en cambio es más bien discreta ¿Es porque no la hago disfrutar tanto?".

La comparación, uno de los caminos más cortos para llegar a volvernos acomplejados... Octavio está cruzando esa extraña puertita acosado por los sonrojantes alaridos de sus vecinos. Y desde su casa nada que pueda atravesar las paredes. Pero vale la pregunta: ¿Más volumen es igual a placer más intenso? ¿Todos somos capaces de gritar tanto como la vecina si nos hacen bien el favor?.

Para colmo de males, no fue suficiente con que Octavio se hiciera la cabeza solito. Hay casualidades inevitables y esta tenía que pasar. La otra noche, mientras estaba de mimos con su amada en el dormitorio, comenzaron los terremotos del departamento de al lado. Ambos se quedaron quietos cuando escucharon el primer gemido fuerte. "Ella también notó la diferencia. Nos miramos y no nos dijimos nada, pero paramos ahí y prendimos el televisor para hacer de cuenta que no escuchábamos nada".

A veces, las escenas hot de la habitación de al lado, lejos de "invitarnos" a disfrutar también, nos enfrían. Sobre todo cuando da la sensación de que allá la pasan mucho mejor. "Greta ¿vos pensás que esto nos marca que a nosotros no nos va tan bien en la cama como a los de al lado?".

El problema, le dije a Octavio, es que eso lo piense él. De todos modos el nivel del audio a mí, en lo personal, no me parece un buen parámetro para medir los grados del placer. Digo, la señora que finge sus orgasmos debe saber gritar como un barítono, pero no deja de ser una mentirosa. Osea, la voz es una de las variables que mejor podemos controlar durante el acto.

Pero hay otros indicadores que no son taaan fáciles de emular. Por ejemplo, algunos temblores: desde un labio hasta el cuerpo entero. También están los que se babean, ya sé, no es elegante pero pasa. O la presión involuntaria de algunos agarres. Es decir, un montón de pequeños detalles que tienen que ver con la pérdida de control, eso que pasa cuando uno ya no sabe más lo que está haciendo. Eso que pasa cuando uno la pasa bárbaro ¿O no es así?


¿Alguna vez los gritos de tus vecinos irrumpieron en tu cama? ¿Comparaste la vida sexual de tu pareja con la de otras?

TE PUEDE INTERESAR