Ecos de un probable embargo - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Ecos de un probable embargo

Las voces de preocupación se extienden en Rusia y tensan todavía más las delicadas relaciones diplomáticas entre ambos países.

Mijaíl Shvidkoi, responsable de la Agencia Federal de Cultura rusa, recordó que en países como Estados Unidos, Francia y Alemania rigen normas legales que protegen en tales situaciones a las obras de arte extranjeras. "El problema se resolverá si Gran Bretaña nos concede garantías estatales contra posibles reclamaciones, de lo que habitualmente se hacen cargo los ministerios de Exteriores", señaló.

Un portavoz de la Galería Tretiakov aseguró asimismo que esa pinacoteca sólo enviará sus cuadros a Londres "si se recibe un certificado jurídicamente fiable de que las obras serán protegidas de posibles demandas de terceros".

"Existe la amenaza de que parte de nuestros cuadros pueden no volver a Rusia a causa de las demandas de herederos de sus antiguos propietarios, de antes de la revolución", se sumó al coro el director del Hermitage, Mijaíl Piotrovski.

Piotrovski además sugirió que las necesidades de sus pares británicos son mayores que las rusas. "Inglaterra necesita esta exposición más que nuestros museos, por lo que le corresponde solucionar este problema".

El Servicio Federal ruso de protección de la herencia cultural, Anatoli Vilkov, se mostró dispuesto a pedir al Parlamento británico la adopción de la respectiva norma legal.

Pero su jefe, Anatoli Vilkov, jefe del servicio federal ruso fue enfático al afirmar que los cuadros no viajarán a Londres "si queda la más mínima posibilidad de que pueden resultar embargados y no devueltos a Rusia".