Fantino, el Bob Esponja del fútbol televisivo - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Fantino, el Bob Esponja del fútbol televisivo

De lunes a viernes lo vemos diciendo la peores guarangadas en su programa de medianoche, "Animales sueltos", pero los domingos se pone el traje y "El show del fútbol" analiza con ribetes amarillistas al fútbol argentino.

Desde "la liberación" de los goles, el fútbol en televisión intentó acomodarse a las nuevas reglas de juego. América puso primera y armó sobre la marcha un programa cuya única premisa parece ser rescatar "Polémica en el fútbol". El parche para mantenerse en la vanguardia fue "El Show del Fútbol", y la cara de ese programa es el ex relator del canal, Alejandro Fantino.


En "El Show del Fútbol" pusieron en una coctelera a un conductor simpático que se la quiere dar de serio y polémico (Alejandro Fantino), a periodistas deportivos partidarios (Roberto Leto y Lito Conta Febre o Boca y River), a un comentarista cuyo mayor atributo es su léxico elegante (Román Iucht), a ex jugadores, a árbitros retirados, a invitados futbolistas y a una tribuna que representa a "la voz del pueblo". Para descomprimir está el eterno apéndice de Fantino, Eber Ludueña, que pone un poco de humor.


En "El Show del Fútbol" intentan analizar algo que no resiste mucho análisis y que sin embargo se habla hasta el hartazgo: el fútbol. Hablan no sólo de la fecha que acaba de terminar, sino también el derrotero de la selección, de los manejos "raros" de Julio Grondona y la panza del "Ogro" Fabbiani.


Entre todos polemizan, se pelean, discuten e intentan dar una máxima que seguro será refutada en una semana. Fantino cada tanto le rinde algún que otro homenaje a Mauro Viale intentando calmar los ánimos como los hacía el periodista en su programa del mediodía o como cuando reta a los columnistas por no dar lo que le piden: "Te dije que me des información concreta, no tu impresión", le reprochó el conductor al columnista especializado en Independiente.


Un apartado merece el personaje de Luis Rubio, Eber Ludueña, que acompaña a Fantino en todos los programas que encara. Ludueña está sentado, estoico, entre la fauna futbolera, escuchando hasta los 15 minutos finales donde hace un pequeño show humorístico con las peores patadas de la fecha.


Pero para saber la naturaleza amarillista que tiene "El Show del Fútbol", basta ver los primeros 5 minutos. Todos los domingos comienza con una serie de placas como las que utilizan los ciclos de chismes tirando preguntas catástrofes del tipo "¿Maradona se tiene que ir de la selección?" o "¿El peor momento del fútbol argentino?".


Pero también da una señal sensacionalista el final del programa: Fantino, serio, mirando a cámara, prometió que en el programa del domingo que viene va a estar invitado Diego Maradona. ¡Ojo!, no dijo que va a estar, sino que lo invitaron; aún falta que el DT de la selección acepte ir. O sea que "El show del fútbol" ya no vende una presencia en exclusiva, sino un proyecto de programa que aún no sabe si va a poder concretar. Si eso no es amarillismo, Bob Esponja ahora es anaranjado.