Buena onda - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Buena onda

Madonna y Guy Ritchie pusieron un punto y aparte a las hostilidades y visitaron juntos el Centro de la Cábala en Londres acompañados por sus tres hijos. Todavía no se decidió quien se quedará con su tenencia.

La cantante estadounidense Madonna y su ex esposo, el cineasta británico Guy Ritchie, dejaron atrás sus diferencias y visitaron juntos el Centro de la Cábala de Londres.

La pareja, que no se había estado cara a cara desde octubre pasado, poco antes de su anunciada separación, fue fotografiada asistiendo a una reunión en el centro londinense de la Cábala.

La cantante, de 50 años, y su ex esposo, de 40, llegaron y partieron en distintos automóviles. Madonna y Ritchie asistieron a la reunión de la Cábala junto a sus tres hijos, Lourdes, Rocco y el adoptado David Banda.

El centro de la secta judía se encuentra cerca de la zona de Oxford Street, en pleno centro de la capital británica y sede de las principales cadenas comerciales de la ciudad.
La aparición pública de Madonna y Ritchie se produjo días después de que la pareja decidió hacer las pases durante la Navidad "por el bienestar de sus hijos".

El director pasó las fiestas en su mansión de Ashcombe House junto a Rocco y David Banda, mientras que la cantante se quedó con Lourdes en su mansión de Londres. La "chica material", con una fortuna personal estimada en los 600 millones de dólares, arribó el pasado 23 de diciembre a Gran Bretaña, tras haber finalizado en Brasil su gira internacional "Sticky & Sweet".

La pareja, que se divorció el mes pasado en la Corte Suprema de Londres, posee la custodia conjunta de sus hijos. Y aunque ya alcanzaron un acuerdo comercial por la partición de bienes, Madonna y Ritchie aún no han definido la tenencia de los niños.
La estrella del pop quiere llevarse a sus hijos a Nueva York, mientras Ritchie prefiere que Rocco y David Banda permanezcan en Londres.