Al ritmo oriental - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Al ritmo oriental

La murga La Clave, que obtuvo el quinto premio y se erigió en la revelacion del carnaval uruguayo 2009, se presenta por primera vez en la Argentina.

La murga La Clave, que obtuvo el quinto premio y se erigió en la revelacion del carnaval uruguayo 2009, se presenta por primera vez en la Argentina, con su espectáculo "Camino a la fiesta". Hará su debut absoluto, con su espectáculo completo, el sábado 8 en El Galpón de Catalinas de la Boca, reinaugurando la temporada 2009 de murgas en el tradicional teatro popular.

Además, completará sus presentaciones en el Centro Argentino de Teatro Ciego, donde por primera vez se presentará una murga uruguaya para cantar a oscuras, y en El Umbral de San Antonio de Padua, respondiendo a una invitación de la importante colonia murguera radicada en el Oeste del Gran Buenos Aires.

La Clave de Murga surgió en la ciudad de San Carlos (departamento de Maldonado) en agosto de 1997, con la idea de formar un conjunto de Carnaval, mezclando temas conocidos con presentación, popurrí, mini-cuplé y retirada. Con el formato inicial de grupo-murga, se presentó en los carnavales del departamento de Maldonado en 1998 y 1999, recorriendo las ciudades de Piriápolis, Pan de Azúcar, Gregorio Aznárez, Maldonado, Aiguá y San Carlos. En el Carnaval del 2000, se transformó definitivamente en murga.

A partir de esa temporada comenzó a participar en los concursos de carnaval del interior del Uruguay, como los de San José, Cerro Largo y Treinta y Tres. Para ese entonces su cada vez más numerosa hinchada comenzó a reconocerlo simplemente como "La Clave". Con ese nombre, por motivos reglamentarios, concurso por primera vez en la historia este verano en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas, disputado en el Teatro de Verano Ramón Collazo de Montevideo. Allí obtuvo un consagratorio quinto puesto.

Los espantapájaros de "Camino a la fiesta" resuelven de manera excelente su libreto, combinando humor, crítica y poesía, que rematan emotivamente en su despedida. Coro, actuación, puesta en escena, vestuario, y varias sensibilidades participan de un intenso espectáculo. Entre sus pasajes destacados, y para tenerlos en cuenta a la hora de proponer momentos de singular brillantez, son especialmente recomendables los cuplés "Los coeficientes", donde la murga critica los laberintos organizacionales del carnaval, y "El camino del medio", una finísima sátira política, poderosa desde el humor y la interpretación, elemento que dispara una tormenta final plena de poseía y reflexión, sin caer en lugares bajos o comunes.

"El primer rayo de sol da vida da un grupo de espantapájaros abandonados, quienes con su vida a cuestas deciden emprender un viaje a Montevideo", comenta su libretista Martín Sosa. Tales espantapájaros partirán "peregrinos hacia un tiempo ideal" (...) como "mortales buscando un lugar / en la fiesta de un Viejo Rey / de un milagroso y perfecto ritual", según expresa su presentación.

Sin embargo, lo que a primera vista parece un simple cuento con alusiones puramente fantasiosas "aterrizará en el transcurso del espectáculo sobre temas políticos, sociales, de actualidad y referentes al comportamiento del ser humano", agrega el autor, quien en compañía de su esposa Ana Laura de León, tomó las riendas artísticas de la propuesta desde principios del año 2008.

Comenta Sosa, que la murga eligió "Un camino del medio", refiriendo al cuplé sobre política; hay crítica al Carnaval con el cuplé de "Los Coeficientes", y se satiriza "a los viejos personajes del país que vuelven a salir a la luz", en alusión a la campaña electoral que marca la agenda 2009, sobre la cual La Clave emite su opinión en código de murga.

Asimismo "La Tormenta", aborda el tema de la niñez en Uruguay, y un "solemne homenaje al Carnaval", según Sosa, será la el punto de llegada de la travesía. Escénicamente la puesta busca recrear una postal campera, con cañas secas y un sol escondido que transmite un cierto aire melancólico para reforzar en el espectador la imagen de soledad que remite a las figuras que parten en busca de un lugar desconocido. Los disfraces complementan volúmenes que le dan a la escena una formidable vivacidad, cuando aquellas figuras bailan y desafían al espacio en cada uno de los cuplés propuestos en la mencionada travesía.

Los espantapájaros, personajes típicos de fábulas o cuentos cobran vida y empiezan un viaje imaginario desbordante de crítica, alcanzadas mediante breves sátiras de interpretación básicamente colectivas. El relato resulta estructurado y lleno de sobresaltos y accidentes que mantienen en vilo a la platea.

Una vez que se constituyen definitivamente en murguistas, los personajes debaten acerca de ciertos vicios necesarios para proponer un espectáculo en un Carnaval que hace años abandonó el amateurismo. En el cuento, la murga se endulza ficticiamente de tal forma, que imagina viajes y giras internacionales, para en un click aparecer en Cádiz, lugar desde el que se critica ingeniosamente los sucesos de la cotidianidad. Sin embargo, los seres se arrepienten y deciden homenajear irónicamente a Montevideo, proponiendo una sátira que más que destacar las virtudes de la ciudad, expone ingeniosamente una "leyenda negra".

La murga encuentra sus mejores pasajes en el cuplé "El Partido Colorado", en el que se cachetea sin piedad a sus principales exponentes actuales e históricos, proponiendo un tono burlesco para con la realidad que atraviesa tal colectividad; así como en el cuplé "Los Coeficientes", una critica mordaz a la forma en que el Carnaval expone y naturaliza discursos, personajes y situaciones a partir de una realidad que pareciera propia de una ficción.

El cuadro final "Un negro para gobernar", es, además de una sátira implacable, una sutil crítica acerca de las opciones a enfrentar por cada individuo, especialmente leídas desde el lado político, en el que la murga propone y avanza sobre el humor, exponiendo paralelamente su costado reflexivo sin editoriales ni recetas mágicas acerca de cómo pensar o proceder.




La Clave se presenta el 8 de agosto a las 21 en El Galpón de Catalinas (La Boca); el 7 de agosto a las 0.30 en el Centro Arg. De Teatro Ciego (Zelaya 3006); y el 8 de agosto a las 23.30 en El Umbral (San Antonio de Padua).

TE PUEDE INTERESAR