De la cabeza con la Reina del Pop - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

De la cabeza con la Reina del Pop

El público asistente tuvo libre acceso al altar móvil, elaborado en 1483 por Bernt Notke, pintor y escultor de la ciudad germana de Lübeck y uno de los maestros más importantes de finales de la Edad Media.

Seguidores de Madonna montaron una fiesta en una iglesia de Tallin el pasado martes por la noche, tras el concierto de la cantante estadounidense en la capital estonia, informó este jueves el periódico Eesti Päevaleht Online. Testigos que se encontraban en las inmediaciones dijeron haber oído música que salía del interior o del patio de la iglesia de Püha Vaimu, en el casco antiguo de la ciudad, y aseguraron haber reconocido a varios famosos entre los asistentes.

Según los que estuvieron en la fiesta, el público asistente tuvo libre acceso al altar móvil, elaborado en 1483 por Bernt Notke, pintor y escultor de la ciudad germana de Lübeck y uno de los maestros más importantes de finales de la Edad Media en el Norte de Europa.

La iglesia alberga además toda una serie de obras de arte únicas, como cuadros y candiles.
El periódico se dirigió a la administradora de Püh Vaimu, Ülle Gunin, quien en un primer momento no pudo corroborar si hubo una fiesta en la iglesia y en tal caso, de qué tipo de celebración se trató.

Sin embargo, posteriormente Gunin envió una carta al rotativo en la que confirmó que en la noche del martes un grupo de desconocidos había accedido sin permiso a la iglesia. El concierto de Madonna, el primero de la diva del pop en un país báltico, congregó el pasado día 4 en la capital estonia a más de 70.000 personas.

Las entradas para la actuación de la cantante en el marco de su gira mundial Sticky and Sweet se vendieron en marzo y se agotaron en poco más de 24 horas. Casi todas las entradas, 65.000, se vendieron en 60 euros; además de 5.000 en una zona reservada a los fans, que costaban 127 euros, y 300 billetes para la zona VIP en 256 euros.

TE PUEDE INTERESAR