Eso que tú haces... segunda vuelta - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Eso que tú haces... segunda vuelta

A las 22.45 arranca por Telefé la nueva temporada de "Talento argentino", el casting en el que todos muestran sus gracias.

En épocas de Gran hermano a Mariano Peluffo podrían haberle entregado con justicia el premio a empleado del año: llegó a pasar 20 horas en los estudios de Telefé con la chispa siempre encendida. Hoy, cuando a las 22.45 comience la segunda temporada de Talento argentino, el comodín del canal -que viene de un paso fugaz por Operación triunfo- habrá repetido el sacrificio laboral.

"Anteayer llegué a las audiciones del Premier a las 11 y me fui a la medianoche -cuenta-. Grabamos como a 60 artistas. Llegué a casa y no pude dormir, venía como en patineta. Estoy como si me hubiese arrollado el colectivo. Pero sarna con gusto no pica".

El doble y hasta triple de candidatos corrieron este año hasta los castings del ciclo. Treinta mil postulantes hambrientos de reconocimiento hicieron fila en once ciudades para mostrarse en la segunda edición del programa, que no tendrá retoques. "Es un formato que la gente compró así y quiere volver a ver igual", dice Peluffo.



¿Por qué habrá tanta necesidad de la gente de mostrar su gracia en TV?

Es raro que un artista no quiera mostrarse. Aunque me parece que tiene que ver con un camino más corto. Si sos folclorista y te presentás en peñas desde hace años, con el programa podés grabar un disco más rápido.



¿Reina la cultura del atajo?

La mayoría busca el camino corto. Es inherente a la condición humana, todos queremos subir por ascensor. Pero yo emparentaría al ciclo no con la palabra necesidad sino oportunidad. Ayer llegó una chica de 38 años que cantó y nos hizo llorar a todos. Ella canta en el tren del Roca y no vino por necesidad de mostrarse sino buscando una oportunidad, quizá la única de su vida. También el programa tiene costados ridículos y bizarros.



¿Es grande el porcentaje de los que se presentan sin nada que mostrar?

No. La mayoría viene con talento. Aunque lo bizarro nutre también al programa. El secreto son justamente los matices.

El hombre de Floresta que inició su carrera como productor de El agujerito sin fin estará acompañado nuevamente por el trío Catherine Fulop, Kike Teruel y Maximiliano Guerra. Del veredicto de este jurado saldrá un ganador, que disfrutará de cien mil pesos.

El formato original del ciclo, el británico Got Talent, llevó a un ama de casa como Susan Boyle a brotar del anonimato y robarle la audiencia del prime time al mismísimo Barack Obama: ayer, la cadena estadounidense NBC se negó a cambiar el horario de una entrevista a Boyle (pautada a las 21) para emitir una conferencia de prensa en la que el presidente de los EE.UU. iba a presentar su reforma sanitaria. Obama se tuvo que conformar con salir en cadena nacional a las 20.

Peluffo confiesa que con cada nuevo golpe de pantalla pelea por algo más que "sostener el bote": quiere sacarse ese mote de "remador" que, asegura, quedó viejo. "No quiero quedar como Ceniciento, sino mostrar mi evolución. Hace tiempo el canal me está dando un timón de un barco más grande. Y todavía no lo hundí".

TE PUEDE INTERESAR