"La historia de mis fracasos sexuales" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"La historia de mis fracasos sexuales"

Son pocos los hombres que hablan entre ellos sobre dudas, limitaciones o problemas sexuales. Sin embargo, uno se animó, lo expuso en un documental y abrió el debate.

Chris Waitt, un joven británico que tras un periodo de disfunción eréctil inició una ardua investigación para saber cuan malo era su rendimiento sexual, mostró y demostró con éxito en varios festivales como un hombre puede reconocer sus propias limitaciones en la cama.

"Casi todas mis relaciones con mujeres terminaron de manera humillante, con reproches y sensación de arrepentimiento, amargura, vergüenza y fracaso. Entonces pensé: si soy capaz de encontrar las razones por las que siempre me dejan, al menos podré evolucionar", explica el director del film, recientemente estrenado en España.

Sin embargo, no son muchos los que toman este ejemplo. Según Adrian Sapetti, director del centro de sexología y psiquiatría Sexo Vida, en Buenos Aires, "los hombres hablan de sexo en forma narrativa. No lo hacen acerca de sus limitaciones o problemas. Si lo pasan mal en una experiencia sexual, no lo comparten".

Hay una gran paradoja entre la importancia que el hombre le da al sexo y su posición poco práctica a la hora de reconocer y comunicar sus problemas. Y los datos de la empresa farmacéutica Pfizer no mienten: la mitad de los varones entre 40 y 70 años sufre disfunción eréctil (aunque pocos lo traten o comenten). "Yo la llamo la consulta vergonzante", dice Sapetti,

La liberación del sexo también colaboró en cuanto a acrecentar complejos: "Como las mujeres evolucionaron, ahora se enfrentan con algunas que tienen más experiencia que ellos, cosa que a veces intimida", reflexiona el doctor y agrega que "casi siempre los problemas son psicológicos. Llegan diciendo que ojala sea algo orgánico cuando realmente es al revés, lo emocional es más fácil de resolver".

Otro factor clave que impulsa al hombre a perfeccionarse sexualmente sin necesidad de consultas externas es Internet. "Es una manera lógica de investigar sin tener que preguntar nada a nadie. El hombre debe reflexionar sobre su propia sexualidad, sus limitaciones y sus tabúes. Que lea, que se informe. Hay un problema con lo que la gente cree que es el sexo y lo que después vivencian en la realidad", sintetiza.

Pero por el momento, son raras las veces que el hombre confiesa sus fisuras de cama: "Sólo si un amigo le dio lugar por un fracaso personal a que cuente su propio fracaso. Ahí, a veces sí hablan", concluye Sapetti.


¿Consultás ante alguna duda o problema sexual? ¿Lo hablás con amigos o preferís hacerlo dentro de un consultorio o en la Web?


Fuente consultada: Efe

TE PUEDE INTERESAR