Hablar de sexo, deprime - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Hablar de sexo, deprime

En el trabajo no valen insinuaciones, ni chistes verdes, ni comentarios subidos de tono. Un estudio científico dice que provoca sentimientos negativos.

Nada miradas insinuantes, ni piropos, ni chistes eróticos, ni confesiones sexuales o coqueteos en el ámbito de trabajo. Todo eso podría deprimir, afectar la autoestima o generar sentimientos de desvaloricación afirman los resultados de un estudio científico.

Según un estudio de la Universidad Rotman School of Managment de Toronto (Canadá) los síntomas también pueden afectar incluso a aquellos que disfrutan de las bromas picantes. Los resultados muestran que afecta igual tanto a hombres como mujeres.

Los investigadores descubrieron que sólo un 25% de los trabajadores que se exponen a este tipo de conductas las encuentra divertidas, mientras que la mitad se muestra más bien aséptico ante ellas.

Incluso aquellos trabajadores que disfrutan de un buen chiste verde o de los flirteos con otros empleados muestran síntomas negativos. Así, según el estudio, presentan más tendencia a faltar a su puesto de trabajo, se sienten menos valorados e incluso presentan síntomas de depresión más frecuentemente que otros empleados a los que las bromas picantes les dejan indiferentes.

TE PUEDE INTERESAR