Tiga: tecno entre Borges y el Burrito Ortega - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Tiga: tecno entre Borges y el Burrito Ortega

El productor canadiense adelantará su nuevo disco, "Ciao!", en Southfest 2009. Basement Jaxx, Sasha y Fischerspooner (DJ Set) completan el line up. Fiesta asegurada.

Tiga, Basement Jaxx, Sasha y Fischerspooner (DJ Set) serán los encargados de animar una nueva edición de Southfest, el sábado 4 de abril en Costa Salguero. Dentro de ese line up de lujo, vale la pena poner el ojo sobre el set de Tiga. El autor del hit "You gonna want me", está ansioso por presentar su nuevo disco, "Ciao!", un combo energizante de electro, tecno... y alegría: "Me gusta esa palabra, Ciao! A todo el mundo le gusta decirla, es una palabra universal y feliz", cuenta por teléfono desde su Canadá natal. "Este es un álbum más evolucionado que Sexor ; una fotografía de Tiga en el año 2008", agrega.

Hace pocos años se hablaba de un revival de la rave. ¿Qué sigue?
No sé, la gente se está quedando sin oportunidades para el revival porque ya hubo de todo. Pero los revivals no son interesantes. Lo que es interesante es cuando algo del pasado se transforma en algo nuevo. Porque si se trata de copiar al original, es mejor quedarse escuchando los cassettes de los años 80. El de la rave fue el primer revival en el que yo viví el original. Yo tenía 18 años en 1992, cuando llegó la rave a Canada: fue fascinante. Viéndolo a la distancia, creo que en los últimos veinte años tuvimos fiestas increíbles de tecno y de electro, pero la diferencia es que con la rave se sentía que había una revolución: éramos muy jóvenes, y la música y las drogas eran realmente nuevas. Realmente se sentía que había una revolución, no como ahora, que la sensación pasar por ser cool.

¿Pero no será que los chicos que hoy tienen 18 años sienten lo mismo?
No lo creo. Sin dudas que a esa edad todo es excitante. No quiero ser cínico: todas las noches, en cada fiesta que se hace alrededor del mundo, hay algún chico de 17 ó 18 años que siente que cuando salga de ahí el mundo va a haber cambiado. Pero si vemos el tema a nivel general, no creo que sea lo mismo que antes. Hoy hay demasiada información dando vueltas. Las cosas se mueven demasiado rápido y ya no existe el sentimiento de aislación que teníamos en esa época, y que producía el otro sentimiento, el de escape. En Canadá pasaba lo mismo que en Argentina, supongo: al estar tan alejados, teníamos que esperar mucho tiempo para que vinieran nuestros ídolos. Y mientras esperábamos crecía la pasión.

¿Cuánto tiene que ver Internet con este cambio de paradigma?
Mucho. Internet es fascinante. Disemina tu música por todo el mundo: acabo de tocar en Indonesia y todos se sabían mis nuevos temas sin haberlos comprado; o sea, no hay un rédito económico. La gente está realmente educada en el tema. Pero también hay un lado negativo: las cosas van demasiado rápido. Es difícil mantener el foco.

A diferencia de la imagen noctámbula, empastillada y sexuada que suele dar, Tiga suena reflexivo y tímido por teléfono. Y para romper con el estereotipo confiesa que lo que más le gusta hacer es leer: "Me encanta la ficción", dice. "Ahora estoy leyendo algo de Vladimir Nabokov. Me gusta también la non-fiction: leo sobre Rusia, sobre África, lo que sea de historia del siglo XX. Y también he leído algo de Borges: Ficciones ".

No es errado adelantar que el show de Tiga será de alto vuelo. El canadiense ya conoce las arenas locales, por donde pasó dos veces: la primera, en South American Music Conference 2004; la segunda, en Creamfields 2006. "Yo estaba nervioso: ¡había tanta gente de un lado y del otro, un pequeño DJ!", recuerda.

Per el vínculo de Tiga con la Argentina es mucho más grande y no pasa por el recuerdo... ¡sino por el fútbol! Es que para él, nada fue lo mismo desde que descubrió en el Mundial el zigzagueante juego del Burrito Ariel Ortega. "Cuando era más chico, él era mi jugador favorito", se entusiasma. "Ahora también me gusta Riquelme, aunque sé que juega para Boca. Es un personaje muy raro: no parece futbolista. Pareciera que no quiere jugar, pero lo hace muy bien. De todas maneras, ahora mi jugador preferido es otro, y también es argentino. Es el mejor del mundo, sin dudas: Lionel Messi. Lo vi jugar una vez que fui a ver Barcelona contra Real Madrid". Que se sepa: una vez en terreno futbolístico, cuesta volver a llevar a Tiga a hablar de música. Y si la pregunta vuelve a Creamfields, él responde: "Lo mejor fue después del show: yo le había contado a alguien que me gustaba el fútbol y que era hincha de River, y me regalaron una camiseta de Ortega. Esa es la camiseta que uso todas las semanas para jugar con mis amigos. ¡Con esa camiseta bendita hice tantos goles...! Es más: el domingo pasado hice uno".

TE PUEDE INTERESAR