"Estoy cerca del tipo común" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"Estoy cerca del tipo común"

Con más de seis discos grabados (dos de ellos, oficiales; el resto, caseros y piratas) y una carrera en ascenso, Zambayonny adelanta sus proyectos para 2009.

Un fenómeno como el de Zambayonny solo podría ser posible en el siglo XXI. Que un artista que no suena en las radios ni en los canales de videoclips toque en el teatro ND/Ateneo luego de haber llevado a casi 1400 personas en sus dos funciones en La Trastienda, es sencillamente uno de los tantos "milagros de Internet". Milagro entre comillas, porque no se puede negar que para hacer que la gente pague una entrada, también se necesita talento. Y es este talento, que mezcla la voz de Alfredo Zitarrosa y el lenguaje del Dr. Tangalanga, el que convirtió a Zambayonny en una de las más brillantes revelaciones del año 2008. Pero, ¿cómo nació el fenómeno? "Comencé haciendo canciones para divertirme con algunos amigos", recuerda Zamba. "En ellas me modificaba la voz con un programa de la PC, para que quede más grave. Después surgió la posibilidad de presentar algunos videos para el programa Televisión Abierta, en los cuales me presenté con una mascara estilo catch mexicano. Y con el tiempo, a la gente de Basta de Todo (programa vespertino de la radio Metro) le llegó mi material y lo difundió, lo cual me ayudó muchísimo. Les voy a estar agradecido siempre".

En tus canciones casi siempre aparecés como un perdedor. ¿Es una pose o en realidad ves la vida desde ese lado?
No creo que me pare del lado del perdedor. No me gusta la palabra perdedor. Es un estereotipo que no me convence. Es que si te ponés a pensar, hay más canciones de desamor que de amor. Una canción que diga "Soy millonario, me voy a Europa"... es rara. Yo estoy cerca del tipo común, un tipo al que le pasan cosas que no están buenas. Por ahí cuando desarrollas un conflicto en una trama, el tipo esta en desventaja, pero no más que eso.

Y esa experiencia de ponerse del lado del "tipo común" hizo que Zambabonny creara una de las canciones con la que se identifican más personas en el país, aún sin haberla escuchado. O, según él mismo: " El último peaje es una canción que nació a causa de mis tantos viajes en micro. No es una historia muy alegre, está cargada de humor negro, y cuenta la historia de un tipo que se mata en el auto por colgarse mirando a las chicas de los carteles de la ruta. Es autobiográfica a medias, porque yo no manejo, pero siempre que paso por los carteles me quedo mirándolos".

Esta es una de las nuevas canciones que incluyó en su nuevo trabajo, "Salvando las distancias", grabado en vivo en uno de los tantos shows que dio en el restaurante Cava 71. "El año pasado hicimos muchos shows, más de setenta. La idea era plasmar lo que pasaba en vivo en esos recitales, por eso se decidió grabar el vivo con el DVD. Lo podríamos haber grabado en La Trastienda o en el Roxy, pero elegimos Cava 71 porque se generaba una cosa muy linda con el público" se enorgullece.

En estos shows grandes, como en la Trastienda, ¿no te sentís solo en el escenario?
Cuando tanta gente va a verte es difícil sentirse solo. Si tuviera que remontar el show con gente que no me fue a ver, te diría que si, pero cuando la gente salió de su casa, compró una entrada y está esperándote, es difícil sentirse solo porque todo está a favor. Obviamente que al estar solo con una guitarra, y más tocando la guitarra como toco yo, que parece que hubiera aprendido antes de ayer, es más difícil hacer cosas jugadas musicalmente. Además, tocar solo te da un control de los tiempos que con una banda no lo tenés, podés cambiar el ritmo de las canciones dependiendo de cómo venga el clima de cada tema. Lo malo es que no podes descansar. Por eso termino medio muerto.

Ahora que estás ganando popularidad, ¿todavía no tuviste problemas por el contenido de tus letras?
Nunca tuve problemas. Cuando arranqué pensé que podía pasar, pero no pasó nada, y me parece bien. Primero porque yo no pido la cabeza de nadie en mis canciones. No agravio a nadie, cualquiera que lo escuche se da cuenta a qué apunta y dónde está parado el narrador de cada letra. Algunos por ahí dicen que soy machista, otros, feminista, ni en eso se ponen de acuerdo.

En lo que no se puede estar en desacuerdo es en que, seguramente, este será el año de Zambayonny. A punto de editar un libro que describe como "una novela de humor muy divertida", con planes de girar por todo el país, y con un disco doble ya bocetado, el sábado 28 de marzo la cita con el humor y la canción en el ND Ateneo (Paraguay 918) es de asistencia obligatoria.

TE PUEDE INTERESAR