El día de la bestia - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El día de la bestia

En la segunda jornada del Quilmes Rock, Iron Maiden se presentó ante más de 40 mil personas en Vélez. Una dosis de heavy metal que tuvo los clásicos y dejó contentos a todos.

Más de 40.000 personas asistieron anoche al recital de la banda inglesa Iron Maiden en Buenos Aires, en la segunda fecha del Quilmes Rock. La hija del bajista y líder de Iron Maiden Steve Harris, Lauren Harris, fue la encargada de abrir el festival, a la cual le siguieron las agrupaciones locales Horcas y O Connor, dando paso a los brasileños de Sepultura.

Maiden abrió su recital con "Aces high", canción que también fue incluída en el repertorio de su última actuación del año pasado cuando lo hizo en el estadio de fútbol del club Ferrocarril Oeste.

Luego llegó el turno de "Children of the damned" y "Phantom of the Opera", las cuales fueron las perlas de un espectáculo en el que no faltaron clásicos como "The number of the beast", "Trooper" o "2 minutes to midnight", entre otros.

En un escenario ambientado con una estética que retrotrajo a la época del disco "Powerslave" de mediados de los años 80, acompañado con luces y fuegos artificiales, el vocalista Bruce Dickinson hizo gala de su excelente estado físico al recorrer de punta a punta el escenario con velocidad y destreza.

Dickinson flameó la bandera británica en el tema "The Trooper" y sonó el clásico Iron Maiden con la imagen de Eddie, la emblemática figura de la agrupación inglesa, que la completan Dave Murray, Janick Gers, Adrian Smith y Nicko McBrain.

Tras hacer un repaso de sus 35 años de carrera artística, con temas como "Powerslade", "Run to the hill" y "Fear of the dark", Iron Maiden se despidió con "Evil that men do" y "Sanctuary" y cerró su séptima visita a Argentina, que ahora seguirá con una serie de presentaciones, la próxima de ellas en la brasileña ciudad de Recife (el 31) para ir luego a Estados Unidos.

Fotos: DyN

TE PUEDE INTERESAR