Llegó el bebé y... ¡Cuarentena! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Llegó el bebé y... ¡Cuarentena!

Cuando una pareja se convierte en padres, varias nuevas vidas comienzan. ¿Cómo incluir el sexo entre las mamaderas, pañales, noches sin dormir y cansancio acumulado? En esta nota te develamos el secreto.

Y finalmente Andrés llegó al hogar. Un "Bienvenido Andrecito" del lado posterior de la puerta da muestras de la felicidad de sus padres y abuelos por la llegada del bueno nuevo.

Una nueva etapa comienza: a todo lo hermoso que implica la esperada llegada del bebé se suma todo eso otro que también debía ser contemplado y que implica mamaderas, pañales sucios, llantos, noches de sin dormir, cansancio, y después de varios días, más cansancio con incorporación de ojeras.

Entonces, ¿Qué lugar podría haber para el sexo dentro de un clima tan caótico?

La tradición señala que las relaciones sexuales no deben reiniciarse antes de los 40 días después del parto. La famosa cuarentena sobre la cual la ginecóloga Enriqueta Barranco explica que, sin dudas, "en este asunto hay mucho de mitología".

La licenciada cuenta que antiguamente en España, las mujeres permanecían alejadas de la vida social durante este período y simbolizaban su reincorporación al mundo asistiendo a una misa. De esta forma imitaban la ceremonia de Purificación de María y la Presentación de Jesús que celebra la tradición católica el 2 de febrero, a los 40 días del nacimiento de Cristo.

Pero Barranco es tajante cuando responde a la cuestión acerca de cuándo debería una mujer volver a tener sexo después de un parto. "Cuando tenga ganas", responde. Para que la mujer se sienta bien, deberá esperar a que se hayan retirado los puntos y cicatrizado su herida. "Ellas tienen que tener la libertad para decir que no, en el puerperio y siempre", sentencia la profesora de la Universidad de Granada. Ella aconseja a las parejas que en todo momento es importante hablar, saber comunicarse.

Otra "traba" posible es que durante la etapa de lactancia, la sequedad vaginal hace que el roce del tejido de granulación –propio de la cicatriz- cause dolor durante el coito. Es por eso que cada mujer sabrá cuando puede volver a disfrutar de un encuentro erótico.

En algunas, el miedo al dolor y el temor a que le "salten lo puntos" incluso cuando el periné está bien cicatrizado, produce una especie de vaginismo –contracción de los músculos de la vagina- que debe ser tratado con una terapeuta.

La falta de deseo también es un síntoma común entre las madres recientes y tiene una explicación biológica y otra psicológica.

La sexóloga Asunción Coronado explica que, durante la lactancia, el cuerpo de la mujer segrega prolactina, la hormona que produce la leche materna y que, inhibe el deseo sexual. Para la especialista, entre los factores psicosexuales que reducen la libido de la mujer está la presencia del propio bebé, que representa una novedad en su vida –sobre todo en primerizas- y reclama constante atención.

El cambio de ritmo de sueño, las interrupciones del descanso y la necesidad de alimentar al pequeñito hacen que la recuperación física de la mujer se haga más lenta. "Una persona agotada, generalmente no piensa en sexo", define Coronado y agrega que "también está el problema de la imagen corporal. Cuando no aceptan su nuevo cuerpo, baja su autoestima lo cual repercutirá en su relación de pareja por no sentirse sexy o pensar que ya no va a gustarle a su pareja".

¿Cuándo hay que preocuparse?

Cuando la situación se mantiene un año después del parto.

La sexóloga da un tip importante para ayudar a pasar la "abstinencia" en período normal: contribuir de a dos en la crianza del bebé. "Si bien el hombre no podrá amamantarlo, sí puede cambiar el pañal, bañarlo, consolarlo cuando llora o atender a los demás hijos. Eso hará que el padre no se sienta tan desplazado por la criatura y la madre descanse más y viva con menos angustia la doble demanda. La mujer se sentirá más emocionalmente vinculada a un padre comprensivo, que preste apoyo moral y práctico", concluye.

Este, sin dudas, puede ser un primer paso hacia el dormitorio con cuna afuera.


¿Cómo viviste la etapa posterior a la llegada del bebé? ¿Te sentiste acompañada por tu pareja?

Fuente consultada: Ideal.es

TE PUEDE INTERESAR