El ganador saltaba a la Vista - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El ganador saltaba a la Vista

Se realizó la primera entrega de los premios "Fiasco" a los considerados fracasos en materia tecnológica.

La idea surgió de un equipo de personas vinculadas al sector de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), que se autodenominó FAT (Fiasco Awards Team).
Detrás de ellos, en esta edición, estuvo la Asociación Catalana de Ingenieros de Telecomunicación. Y los que votaron fueron usuarios de Internet.

La idea no es simplemente desdeñar a determinados programas, productos o páginas Web, sino, como dicen en el propio sitio, "potenciar el espíritu crítico, fomentar la actitud positiva hacia los escollos del camino hacia el éxito y, para qué negarlo, para divertirnos!". La justificación era también que Thomas Alva Edisson realizó como 1.000 intentos antes de lograr hacer correctamente una bombilla.

Que Windows Vista haya ganado, con el 84% de los votos, no debe sorprender a nadie. Es que el actual sistema operativo de Microsoft no logró ganarse el corazón de los usuarios desde su lanzamiento a comienzos de 2007, a pesar de todos los esfuerzos marketineros de Microsoft, que llegaron incluso a diseñar el llamado "Experimento Mojave". Se trató de una campaña en donde mostraban un supuesto nuevo sistema operativo a gente a la que no le gustaba Vista, sin decirles que, en realidad, era el mismo programa. Claro, la demostración duraba poco, se hacía con una máquina con un equipamiento de hardware más que respetable y con gente no experta en sistemas.

El resto de los finalistas fueron, de las 23 candidaturas recibidas:
- Google Lively
- Second Life
- Autonomix, software libre dirigido por las administraciones
- Maresme Digital, un proyecto para llevar la televisión digital a Catalunya
- Mobuzz.tv
- El programa One Laptop per Child
- La radio digital DAB, utilizada en Europa
- SAGA, el Sistema de Administración y Gestión Académica del Departament d Educació de la Generalitat de Catalunya.

Lo interesante fue que, pese a tener una escasa participación popular (votaron sólo 6.403 personas en tres meses), la noticia del premio trascendió fronteras y se publicó en varios países y en unos cuantos idiomas.

TE PUEDE INTERESAR