Miedos sexuales - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Miedos sexuales

Hombres y mujeres sufren inseguridades y ansiedades a la hora de vivir una sexualidad abierta y sin tabúes. Conocé cuáles son esos temores y si es posible superarlos.

Muchas son las trabas sexuales que ciertas personas experimentan a la hora de un encuentro; miedos que van desde lo físico hasta lo psíquico.

Hay quienes tienen pánico a no tener una erección durante el acto mientras que otros no pueden permitirse disfrutar de un momento por traumas psicológicos creados en su niñez, o por malas experiencias siendo adultos.

Sin embargo es importante que si alguien pasa por este tipo de miedos que le impidan sentir el máximo placer durante el sexo, los trate con un profesional. Nada es irreversible.

El miedo a gran escala se convierte en fobia y en todos los casos hace que la persona sienta una angustia tal que le impida hacer el amor con la satisfacción, alegría y libertad con la que debería.

La creencia en algunos mitos sexuales -e irracionales- muchas veces obstaculiza el camino hacia la plenitud sexual.

Los miedos sexuales más comunes son:

- Entre hombres es común pensar en que no lograrán una erección durante el acto. Lo irónico es que si no se obsesionaran con eso podrían lograrlo sin mayor problema. En estos casos lo psíquico repercute en forma directa en lo físico.

- La eyaculación precoz. Algunos sienten pánico de eyacular antes de tiempo; esta situación los frustra a ambos y es principalmente él quien comienza cuestionarse su virilidad y capacidad de buen amante. Esta causa también es psicológica en la mayoría de los casos, por lo cual controlando su mente es como puede controlar su precocidad.

- Muchas mujeres, más que varones, sienten vergüenza de mostrar su cuerpo desnudo. No se aceptan tal cual son y esto hace que su autoestima se vea disminuida. Este trauma excede lo sexual ya que su cuerpo es una traba en la vida diaria. Recomendamos acudir a un psicólogo para lograr su propia aceptación y así darse el permiso de disfrutar en este y otros ámbitos.

- Miedo al fracaso. Hombres y mujeres se sienten inseguros de ser aceptados. Ese miedo se refleja en forma directa en la cama, a través de la falta de confianza en sí mismos. Y si no creemos en nosotros, difícilmente podamos interesarle al otro. Un posible buen comienzo e intento de solución sería un trabajo terapéutico que ayude a levantar la autoestima.

- El tamaño del pene. Aunque muchos no lo crean, todavía hoy muchos hombres siguen pensando en que el tamaño de su miembro sí que importa, cuando en realidad lo que realmente interesa es su fluidez y apertura sexual.

- Miedo a sentir dolor, sangrar, o quedar embarazada. Actualmente hay mucha información acerca de los cuidados en cada uno de los casos. Ciertas personas ignoran que pueden continuar educándose, más allá de la edad y experiencia. Entender cómo funciona nuestro cuerpo y usar un método anticonceptivo seguro es suficiente en estos casos.

- La educación extremista. Muchas veces la educación hace que veamos al sexo como un pecado. Aunque esos mitos sexuales sean refutados en la actualidad, si están muy arraigados en la persona posiblemente cueste quitarse ese sentimiento de culpa que el sexo con placer les provoca. Un tratamiento psicológico también es recomendable en estos casos.

- La falta de experiencia. Las personas evitan el contacto sexual por no atravesar el nerviosismo y miedo que eso les provoca sin darse cuenta que cuanto menos lo hagan, menos experiencia adquirirán.

Por eso recomendamos darse tiempo, practicar y relajarse. Una buena comunicación con el otro posiblemente haga de un encuentro sexual una experiencia increíblemente placentera e inolvidable. Sin embargo es importante empezar por uno, fortalecer la autoestima y superar aquello que nos atemoriza.

Mientras tanto, cada cual elegirá el cómo. Lo bueno es hacerlo consciente e intentar superarlo. Relájate y goza, puede ser un nuevo lema. Desde acá, la mejor de las suertes.


¿Cuáles son tus miedos sexuales? ¿Creés que es posible modificar la actitud en cuanto a las inhibiciones en el sexo?

TE PUEDE INTERESAR