¡No me peguen, soy Cumbio! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¡No me peguen, soy Cumbio!

La flogger más famosa fue agredida anoche. Pero se defendió: "Cobró feo, es un maricón", dijo después. E incluso se quedó con un trofeo de guerra: la gorra del rival.

Fue un instante, apenas. Minuto, minuto y medio, no más. Cumbio, la flogger más famosa del país, cumplía su ritual de cada domingo por la tarde: juntarse con amigos en la puerta del Shopping Abasto. De pronto, un chico, supuestamente de una tribu rival, se le acercó y la empezó a agredir verbalmente. Hubo empujones entre varios, insultos al por mayor y todo parecía encaminarse hacia un nuevo escándalo, en pleno centro porteño. La Policía, sin embargo, actuó y así de inmediato calmó los ánimos. Por suerte, no hubo heridos ni detenidos.

Agustina Vivero, casi en tiempo récord, describió lo que pasó. Textual, errores de ortografía incluidos, contó en su fotoblog de Ciudad.com: "Por si los medios dicen las cosas mal (como casi SIEMPRE) les cuento lo que paso hoy: un pibe de gorrita se quizo (sic) hacer el vivo que me queria pegar no se que me bardeò en el abasto, y lo emboqè (sic) y se quedo en medio de la calle y nos peliamos (sic) y salio corriendo. No me gusta la violencia para nada y saben que siempre estube (sic) en contra pero si se creia tan capo en hacerce (sic) el malo que al menos se la aguante. Es así de corta, y la gorrita la tengo yo jaja. Así que fijense qe (sic) yo me defiendo bien :$ aunqe (sic) tengo qe (sic) admitir qe (sic) no puedo correr tan rapido y cobardemente como el JAJAJ. Y para los que mandaron msjitos (sic) gracias obvio que estoy bien fue un maricon que salio corriendo nada mas, cobro feo pobre."

Hechos de este tipo se vienen repitiendo muy a menudo. A fines de enero le pasó algo similar, por ejemplo, a Marco Colom, el pibe de 14 años que se hace llamar "El principito Flogger". Estaba en San Bernardo, donde al ser reconocido fue atacado por cerca de 20 chicos, entre 17 y 19 años.

Es muy común encontrarse en la Web con mutuas agresiones entre grupos tildados de "enemigos virtuales". Los cruces son subidos de tono y se puede encontrar de todo: desde simples cargadas por el corte de pelo o por una vestimenta, hasta una fría amenaza de muerte.


TE PUEDE INTERESAR