El recaudador de La Boca - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El recaudador de La Boca

Carlos Bianchi ya empieza a sacarle brillo a su función de manager. Tiene que bajar como sea los gastos del club y una de sus primeras decisiones afecta directamente al plantel. ¿Cuál es?

"A partir de ahora, rigurosa economía de guerra". Esa es la frase de cabecera que por estos días maneja Carlos Bianchi, ya metido de lleno en su nuevo rol de manager. Con la crisis económica que agobia al mundo, los clubes de fútbol se parapetan como pueden para mantener en pie sus alicaídas finanzas. Boca no es la excepción, pese a los pergaminos que supo ganar.

Entre sus funciones, Bianchi tiene la responsabilidad de ayudar a los directivos a equilibrar los números de la Tesorería. Para algo lo trajeron, a cambio de 1.700.000 dólares durante tres años. Prácticamente sin ingresos en materia de transferencias, la idea que por estas horas se baraja en los pasillos de La Bombonera es ajustar el cinturón puertas adentro. Es decir, "gastar lo justo y necesario". Ni un peso más. Por esta razón, el propio Bianchi ya le comunicó a los referentes del plantel que, a partir de ahora, se acabaron los costosos viajes en charter, tan comunes en otros tiempos. ¿Lo que viene, lo que viene? Clase económica para todo el mundo y sin chistar.

El ajuste también apunta a los contratos de los futbolistas. Muchos de ellos tienen sueldos en dólares y el nuevo presidente, Jorge Amor Ameal, no quiere saber nada con eso. "Esta es una alarma internacional, no es que Boca está en alerta roja. Tenemos que ser inteligentes y plantear buenos contratos en nuestra moneda", fue el mensaje que mandó. Del otro lado de la trinchera, Palermo, Palacio y compañía esperan con la guardia en alto, sin ganas de ceder una mísera moneda de sus ingresos. Ahí, una vez más, aparecerá Bianchi para "mediar" en una disputa que, tarde o temprano, se terminará instalando.

Y la tercera pata de este plan es armar partidos en el exterior. Muchos, todos los posibles, fuera del programa oficial que incluye competencia local e internacional. El Virrey, cuentan, tiene en carpeta casi cerrada una gira que permitiría embolsar varios billetes y además posicionar la marca Boca (el viejo sueño de Mauricio Macri, en definitiva) en mercados muy codiciados, como por ejemplo el asiático.

Carlos Bianchi versión 2009. De técnico a recaudador. Sin escalas.

TE PUEDE INTERESAR