Recambio en las playas urbanas - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Recambio en las playas urbanas

Muchos porteños se acercaron a disfrutar de las sombrillas y reposeras porteñas. Y ya eligieron pasar febrero en la Ciudad.

Por los altoparlantes suena cumbia y, cada tanto, se interrumpe para pasar un aviso del tipo: "Recuerde usar protector solar en las horas pico" o "Recuerde la importancia de hidratarse cuando hay altas temperaturas." Carolina y Florencia están sentadas en sendas reposeras amarillas y cubiertas por una sombrilla también amarilla, miran hacia el agua y comentan: "Las vacaciones las empezamos hoy, pero nos vamos a Mardel recién la semana que viene. Esto nos sirve para no llegar a la costa tan blancas, viste?" Un momento, esto no es la Costa Atlántica? No, señores es una de las playas urbanas que hay en la Ciudad de Buenos Aires.

Porteños y vecinos del conurbano que se toman la vacaciones en febrero, se acercaron a las playas ubicadas en Parque Roca y Parque de los Niños, para disfrutar de un espacio abierto, con la comodidad de las reposeras, las sombrillas y, sobre todo, las duchas para refrescarse; acondicionado para tomar sol y disfrutar del día. Paulina, vecina de Mataderos, vino con su hermana y su sobrina a la playa ubicada en Villa Soldati: "es la primera vez que venimos, está buenísima."

Desde que se inauguraron, estas playas convocaron a miles de vecinos en variadas situaciones: en general, los de Núñez vinieron hace poco o se van a ir de vacaciones en los próximos días, mientras que para la mayoría de los vecinos del sur de la ciudad, este año las vacaciones no van a poder ser.

Susana y Marcos comentan: "No, no nos pudimos ir de vacaciones, está todo muy caro, así que, cada vez que podemos, nos venimos para acá. Es un buen reemplazo de la playa, aunque no es la playa." Y agregan: "Tenés tranquilidad para venir con los chicos, acá tienen actividades para hacer. Te podés despreocupar un poco más porque sabés que están en un lugar seguro y que la gente de la puerta no va a dejar salir a ningún chico solo."

Muy cerca de ellos, Martín, Santiago y Tomás saltan como locos en el castillo inflable: "está buenísimo", gritan a coro. Mientras tanto, Morena, Joel y Jeremías se divierten, saltan y juegan en las duchas. Ricardo tío de los chicos, comenta: "La gente tiene mucho cuidado y no desperdicia el agua, no dejan las duchas abiertas."

En Núñez Sandra charla con su hermana y su cuñada y agrega: "Sí, estuvimos una semana en Mar del Plata, y la segunda semana de vacaciones la aprovechamos para venir la mayor cantidad de veces."

Sea como fuere la realidad de cada uno, los vecinos tienen un lugar con propuestas culturales y actividades al aire libre, como clases de salsa, taebo, regeaton, etc. Y lo pueden disfrutar durante todo el verano.

TE PUEDE INTERESAR