Tenemos un arquero - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Tenemos un arquero

Sí, que es una maravilla. Sergio Romero lleva 939 minutos sin que le metan goles en el fútbol holandés y está a muy poquito del récord. Varios clubes pesados de Europa ya piensan en él.

Sergio Romero tiene el mundo en sus manos. Arquero argentino, exitoso, mujer linda (la actriz Eliana Guercio, para más datos) y un presente envidiable que le abrió la puerta de par en par a Selección mayor. ¿Qué más se puede pedir? Del chico hablan largo y tendido en Europa, porque lleva 939 minutos (10 partidos) sin que le conviertan un gol en su club, AZ Alkmaar, y está cada vez más cerca del récord invicto ya instalado en el fútbol holandés: 1.082 minutos.

Dicen, vaya novedad, que tiene futuro en grande. Que lo vienen siguiendo los poderosos de Italia y de España. Este flacucho, cara bien de nene, tuvo que crecer profesionalmente a la fuerza, obligado por la casualidad. Era suplente del equipo argentino en los últimos Juegos Olímpicos y en cuartos de final, ante Holanda, al indiscutido titular, Oscar Ustari, una fea lesión (rotura de ligamentos) lo sacó abruptamente del torneo. "Todos confiamos en vos", fue el apoyo que le dio el técnico Batista. Cumplió ese día y también en los partidos que siguieron hasta llegar al Oro. "Lamentablemente ocupé el puesto por la lesión de un compañero. A Oscar le dije que íbamos a ganar la medalla porque se la merecía. El arco estuvo en cero cuando él no jugó. Lo defendí por él y por Navarro, que nos dio una mano", contó.

La última vez que le hicieron un gol oficial al ex arquero de Racing fue en noviembre de 2008, cuando Santi Kolk estableció la igualdad definitiva 1-1 para el Vitesse en el compromiso ante el actual puntero del campeonato. ¿Su objetivo? Pasar la marca de Heinz Stuy, quien en la temporada 1970-1971 estuvo 1.082 minutos invicto, mientras atajaba para el Ajax que luego deslumbró en Europa, aquel conjunto que tenía como estandarte al fabuloso Johan Cruyff.

Misionero, de 21 años, Romero nació el 22 de febrero de 1987 en Bernardo de Irigoyen y se radicó de chico en Comodoro Rivadavia. En su currículum, además del Oro en Beijing 2008, aparece que fue campeón con el Sub 20 en el Mundial de Canadá 2007.

A los 15 años, después de dar sus primeros pasos en la Comisión de Actividades Infantiles, no dudó en mudarse a Avellaneda para hacer la parte final de las inferiores en Racing. Acertó. El Pato Fillol, arquero también, lo apadrinó de entrada y lo subió rápido para que se entrenara con los más grandes. Pasó Merlo, el del Bronce, y también Micco. Sergio esperó su oportunidad y se aferró a ella, incluso en tiempos de falta de pagos y penurias institucionales.

Hoy la vida le sonríe . Maradona eligió a Carrizo (muy criticado en Italia por sus actuaciones en el Lazio) como el 1 de la celeste y blanca para el próximo amistoso ante Francia, pero aclaró a los cuatro vientos que "en mi Selección va a jugar el que mejor esté". Romerito, por lo pronto, silba bajito y espera paciente. Como lo hizo siempre.


TE PUEDE INTERESAR