¿Cuánto hace que no te reís? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿Cuánto hace que no te reís?

Para olvidarnos de que con el mismo sueldo cada vez compramos menos cosas; para que las mujeres, por un rato, dejemos de pensar en que hace un mes que estamos a verdurita y sólo bajamos... ¡200 gramos ! ; y los hombres se olviden de amargarse con el mal desempeño de sus equipos -o de ellos en la cama-, les aconsejamos que vayan a ver " Yo y tres más", un stand up de humor muy recomendable.

En el paseo La Plaza, donde hay tantas obras de renombre, ahí también están ellos. Y se lo merecen. Hacer humor no es nada fácil, y menos hacer humor del bueno. Y este es el caso de los monologuistas de "Yo y tres más". Ramiro Atucha, Henry Meziat, Sebastián Crespo y Gustavo Schultz se fueron conociendo en distintos talleres de stand up, pegar on onda (laboralmente hablando, claro) y decidieron subirse juntos al escenario de The Cavern Club, todos los jueves de enero y febrero, a las 22 hs.

¿Qué tan fácil o difícil es hacer reír a los porteños? "¡Nunca es fácil hacer reír a la gente! Por eso trabajamos mucho el material, ensayamos mucho la representación, nos criticamos. No importa cuánto nos guste un material, si la gente no se ríe con eso, probamos alternativas, y si no se corrige, terminamos cambiando ese material. Igualmente, hay noches y noches como en todo, ¿ no? También tengo que reconocer que el público acompaña. Es raro que alguien pague una entrada para ver stand up y no venga predispuesto a divertirse y pasarla bien. En algún punto, como que contamos con la complicidad y apoyo del público. Los cuatro -no a propósito, pero está bueno que así sea- manejamos estilos bastante diferentes entre nosotros. Eso hace que rara vez a alguien no le guste el show. Según cada persona, gusta más uno que otro pero hay variedad de temas, de estilo, de energía", cuenta Ramiro Atucha.

El, como los otros tres, trabajan mucho durante la semana para perfeccionar al máximo los monólogos que, en general, surgen a partir de la visión del mundo de cada uno, de las pequeñas cosas cotidianas, de las locuras y manías personales. "A mí me resulta mucho pensar esas cosas que tomamos como habituales que, si las pensás ¡no sé por qué son tan habituales! O sea, decirle "querido Pablo" a un tipo que no conozco... es raro, ¿no?, o que la gente intente subir al subte al mismo tiempo que la que está descendiendo, también. Uno de los ejercicios iniciales cuando se hace un taller de stand up es escribir sobre algo que ames, odies, no entiendas o te parezca estúpido. Ese es un muy buen disparador, concluye Ramiro.
Para tener más información, podés entrar a la página de los chicos:
http://www.yoytresmas.com.ar/
http://www.vxv.com/videolog=laura?34740

TE PUEDE INTERESAR