"La música es mi identidad" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"La música es mi identidad"

Ro Vitale es una de las caras nuevas del R&B y el Soul local. En una extensa entrevista con Ciudad.com, cuenta desde sus inicios hasta su último lanzamiento, Étnica. ¡Mirá los videos!

Tiene 30 años y canta desde los cuatro. Fue nominada a Mejor Artista femenina Pop en el 2003 en los Premios Carlos Gardel y tras lanzar su primer disco "Conversacional", presenta su nuevo trabajo "Étnica". Ro Vitale, como le gusta que la llamen, asegura: "me gusta cómo me ve la gente".

Casual, femenina y fresca. Se acerca y enseguida se sonríe: "Perdón por la demora" Con una luz muy especial, Romina Vitale, voz del soul y el R&B en Argentina, comienza: "A partir de este disco soy Ro".

¿Quién es Romina Vitale? ¿Cómo te definirías?
Soy una pulga eléctrica, no paro de hacer cosas. Me molesta mucho el tiempo ocioso. Tengo muchas cosas que me interesan y trato de hacerlas todas juntas, a veces caóticamente, pero las hago. Al mismo tiempo trabajo por los derechos de los animales, estudio psicología y escribo, hasta hice talleres literarios. Me gusta todo lo que tenga que ver con llevar a lo mediático mis intereses. En ese sentido está la música, la salud mental humana y por otro lado el derecho de todos los grupos oprimidos ya sean animales, o no. Me divierte mucho compartirlo con la gente y dar a conocer mensajes que para mí son importantes.

Arrancaste a los cuatro a cantar, ¿Cómo fueron tus inicios?
Creo que la música para mi fue un elemento más en la vida cotidiana de un chico. Yo vine con la música, básicamente porque mi mamá canta, mi papá es músico, su nombre es Marcelo Vitale y tenía una banda que se llamaba Los Bárbaros. Con ellos empecé a cantar. Mi vieja siempre dice que canté antes de hablar porque ella cantaba más conmigo de lo que hablaba, y así fue como nos empezamos a comunicar en la primera etapa desde que nací. La música en mi casa era como el desayuno o como leer cuentos a la noche, entonces no hubo un momento en el que yo registre haber elegido la música como camino, creo que viene en el combo en mi vida, es algo que me define, que tiene que ver con mi identidad y sin lo cual me sería muy difícil entender quien soy en este mundo.

Tu música no es convencional ¿te gusta que te reconozcan por ese plus que le das con tu estilo personal?
A mi me gusta como me ve la gente. Yo no sabía qué iba a decir el público, cómo iba a ser vista como artista, pero tengo que decir y agradecer que me encanta cómo me ven, porque por un lado recibo muchísimo respeto musicalmente hablando y por el otro, tampoco me ponen en un lugar súper elitista, como si fuera una música de culto. Hay algo, como una mezcla entre cierta cosa aniñada y una cosa más adulta que a la gente parece gustarle. Los medios tampoco ven mi música como una música no vendible sino todo lo contrario. Además, me da la impresión de que hacer música masiva que tiene elementos de esos y otros que no lo son, me parece que es un buen augurio. Le creo mucho a este disco y le tengo bastante confianza a lo que estoy proponiendo y siento que va a escalar en términos de sumar adhesión, cada vez más gente se va a copar a la propuesta y en ese sentido estoy muy ilusionada y muy contenta.


Con este nuevo disco estás apareciendo mucho más en la escena musical, ¿En qué momento de la vida de Ro Vitale estamos?
En este momento de mi vida estoy en una cruzada muy particular porque me esta yendo bien con Étnica, los medios lo están recibiendo súper bien, el show en vivo me produce un nivel de placer y de intensidad enorme. Es un disco que está totalmente escrito con mi puño, entonces me da una satisfacción y un vértigo increíble pero también da miedo. Trato de estar a la altura de las circunstancias, a veces no es fácil, sobre todo para los artistas que tenemos esta especie de caos emocional en el que por un lado producimos cosas lindas, pero por otro lado nos es muy difícil enfriar la cabeza y hacer un paso a paso coherente. En definitiva, trato de ser una buena empresaria y una buena artista sin relegar ninguna de las dos partes de mi misma.

¿Qué diferencias hay entre tu anterior disco "Conversacional" y "Étnica"?
Son dos discos bastante distintos. Conversacional es un disco muy lindo pero tiene algunos excesos. Estaba muy desesperada por mostrar todo lo que tenía para mostrar, por cantar todo lo que tenía por cantar, entonces es un poco desbalanceado en ese sentido. Conversacional es el disco a través del cual yo conocí al primer grupo de mi público y se hizo con mucho amor, pero también con muchísima intensidad. Quizás le haría esa crítica porque es un disco en donde no dejé aire, pero al mismo tiempo es como un primer hijo, un poco malcriado y creo que se merece un lugar importante en mi corazón. Musicalmente es un disco un poco más hiphopero, había un intento más claro de llevar todo el territorio del R&B y el Hip Hop. En cambio este segundo disco me encuentra a mi más grande, más cómoda con mi música, más clara respecto a lo que quiero transmitir, más humilde, más acomodada en los dolores y los sabores de la vida cotidiana. Me puse el desafío de mezclar el soul y el R&B que es lo que siempre canté, con sonidos autóctonos de distintas tierras. Básicamente lo que hice fue jugar, al principio fue una casualidad, como una especie de cosa intuitiva mía que después hice consciente. Me puse a investigar y junté todos los sonidos autóctonos de distintos lados del mundo, y los mezclé con mi propio estilo y con el sonido un poco más comercial del soul y el R&B, y encontré con cosas híper lindas. Yo quería ir a buscar la música allá donde se usaba más para representar algo emocional y espiritual que para buscar un beneficio comercial. Todos los pueblos en algún momento de su historia tuvieron la música como una manifestación ritual, como una manifestación corporal muy intensa, y en ese sentido yo quería recuperar algo de eso y de alguna manera honrar algo de eso a través de incorporarlo a mi música y así fue como nació Étnica.

¿Cómo te sentiste transformando un poco tu estilo?
Cuando empecé a jugar con estos nuevos sonidos autóctonos y a mezclarlos con lo que yo ya venía haciendo, primero decidí, como yo suelo hacer, ponerle una alta cuota de caradurismo. Si me ponía súper respetuosa y asustada de esta mezcla, no iba a salir nada, así que me dediqué a jugar impunemente. Por supuesto salieron cosas que después las escuché y dije "esto no va". Fue lindo y fue un descubrimiento enorme para mi, me sentí cómoda, claro, siempre que hay algo por descubrir en términos de lo musical, me siento cómoda. Es más, me siento mucho más cómoda cuando el territorio es nuevo que en lugares más de meseta, me siento más cómoda cuando hay algo que resolver, cuando hay un desafío y en ese sentido la pasé bárbaro en la construcción de Étnica. Fue un proceso largo pero me encantó la búsqueda muy solitaria, porque si bien tuve ayudas y opiniones y miradas, me encantó estar sola con el nacimiento de este disco.

¿Cuáles son tus próximos proyectos, planes?
Este año, para presentar Étnica tuvimos varios shows, la verdad es que tengo una banda increíble de músicos que me acompañan, esto lo dice todo el mundo pero en este caso, les aseguro que es cierto. Lo que pasó con el show en vivo superó mis expectativas completamente e incluso a la gente le pareció súper interesante porque en vivo aparece una potencia y un despliegue de locura alucinante. Ahora durante enero vamos a parar un poquito yo me voy a poner a componer algunos nuevos temas para el próximo disco, si bien Étnica esta súper nuevito y vamos a tener Étnica para rato, siempre es bueno seguir componiendo, seguir buscando qué decir y cómo decirlo.

TE PUEDE INTERESAR