Estornudos y la idea fija - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Estornudos y la idea fija

¿Creías que los estornudos denotaban un simple resfrío? Error. Al parecer, también delatan pensamientos sexuales o son resultantes post orgásmicos. Conocé por qué.

El estornudo, que para la gran mayoría siempre significó el antes o durante de un resfrío, la irritación de las vías respiratorias o un síntoma más de alergias varias, ahora –según un informe publicado por el Royal Society of Medicine - también es muestra de satisfacción sexual o de que tenemos ganas de tener sexo con alguien .

"No sólo estornudan los resfriados", aseguran los dos médicos británicos a cargo de la investigación, el otorrinolaringólogo y cirujano del Hospital Wexham Park, Mahmood Bhutta y su colega Harold Maxwell . Ellos tomaron nota sobre el paciente que describía "incontrolables episodios de estornudos" inmediatamente después de haber tenido cualquier sentimiento relacionado con cuestiones sexuales. Él, al igual que muchos otros consultados, no presentaba ningún otro síntoma.

Pero esto no es nuevo. En 1972, la revista médica más importante de Estados Unidos, Jama, dio a conocer la historia de un hombre de 69 años que entraba en ese estado de estornudos en cadena luego de un orgasmo.

En este caso, ambos ingleses hicieron algunas investigaciones en la red para descubrir que 17 personas, hombres y mujeres, daban cuenta de episodios de estornudos después de pensar en el sexo o tener una relación sexual.

¿Qué explicación científica los puede relacionar?

Si bien no hay un fundamento totalmente certero en cuanto a las causas, algunas de ellas están atribuidas a que los pensamientos relacionados a lo erótico así como también los orgasmos, pueden ser estímulos inconscientes al sistema nervioso que -en ciertas personas- terminan en fuertes estornudos.

Claro que pareciera que este "hallazgo anecdótico" no tiene demasiado fundamento científico ya que cuando estamos en un encuentro sexual, todas las partes del cuerpo se conectan como si fueran un todo, debido al sistema nervioso autónomo.

Es por eso que cuando tenemos encuentros sexuales, se modifica el tamaño de la pupila, el corazón acelera su ritmo, al igual que la respiración y aumentan las secreciones corpóreas, entre otras cosas.

Entonces, como cada ser humano es único y diferente al resto, a algunos se les podrán inundar las vías respiratorias en la fase máxima de excitación como también sentir una sequedad en la garganta durante el orgasmo. A otros, en cambio, si son alérgicos por naturaleza o muy sensibles a la irritación, no tendrán más remedio entonces, que estornudar.


Fuente consultada: Diario El Tiempo

TE PUEDE INTERESAR