Sólo por hoy - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Sólo por hoy

Tradicionalmente, la mujer se vio expuesta a ciertos cánones machistas en donde el sexo casual era sólo "cosa de hombres". Hoy, existe un cambio de mentalidad que hace que cada vez sean más las que se animan. ¿Te animás?

Más allá de que a muchas no les interesa tener sexo por el sólo hecho de disfrutar de un momento, descargar energías o tener ganas de hacerlo y ya, hoy en día, las mujeres ya no son juzgadas si deciden consumarlo libremente. Ni por ellas mismas, ni por los demás.

Hasta hace algunos años, la mujer no era bien considerada por la sociedad si asumía públicamente su placer en el sexo más allá del encuadre formal. En cambio, en estos tiempos, además de reivindicar su placer sexual, las féminas eligen cómo y cuándo querer hacerlo, lo cual además, no siempre tiene por qué significar un compromiso posterior.

"Antes me daba culpa el tener relaciones con alguien y no verlo más", confiesa Ana Paula, de 33 años. "Después de algunos fracasos y noviazgos largos, aprendí a dejarme llevar, divertirme y decidir si quiero o no estar con esa persona más allá de un encuentro sexual. Creo que también se puede disfrutar del momento, más allá de lo que pasará o no después", aclara.

Es que compartir una noche de cama con alguien -aunque sea esporádico- para muchos está relacionado a una unión sentimental. Ciertas veces, las parejas se conocen, se gustan y tienen sexo como parte de un compromiso sentimental, que puede llegar a ser rechazado por uno de los dos protagonistas. Es ahí cuando, por lo general, empiezan los problemas de fluidez comunicativa entre ellos.

¿Por qué?

Porque aún hoy, mientras que algunos asumen que un encuentro sexual significa un paso importante hacia una unión de pareja, otros, en cambio, lo viven como algo natural de dos que se gustan. Ni más, ni menos.

Si estos encuentros generan más encuentros y el sentimiento se va afianzando por parte de ambos, bienvenido sea. Pero si ocurre, que uno de ellos siente que por haber tenido sexo, la relación debe continuar sí o sí, mientras que el otro no pretende más que eso o maneja diferentes tiempos; todo puede confundirse dando lugar a la famosa huida de uno de los protagonistas o el juego del gato y el ratón.

Lo increíble es que caducó la teoría de que el gato es la mujer, mientras que el ratón escurridizo se encarna en la figura masculina. También son ellas las que deciden y pueden disfrutar del sexo y huir del compromiso sin que eso implique decepcionar al otro. Pero para ello, es importante que haya sinceridad; llegar a un acuerdo sobre lo que ambos quieren y esperan del otro para que nadie salga dañado.

Claro que también es posible "pisar el palito" y enamorarse cuando menos se lo espere. Es allí, cuando se dará lugar a otra fase, la decisión de pasar a un compromiso real, más allá del sexo. Será cuestión de tiempos individuales, y conocimiento mutuo. Sin presiones de ningún tipo.


¿Necesitás un grado mínimo de compromiso para tener sexo? ¿Si alguien te dice que no quiere una relación seria, tratás de convencerlo/a sutilmente para que cambie su parecer? o ¿Te alejás inmediatamente por miedo a sufrir?

TE PUEDE INTERESAR