La Tota Santillán dejó la pista - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La Tota Santillán dejó la pista

Por pocos votos, en final dramático, perdió con Adabel Guerrero. Siete parejas compitieron para seguir en la recta final del ciclo. Hoy habrá "caño recargado".

Anoche hubo duelo en ShowMatch (Canal 13, desde las 22.30). Con la modalidad de eliminación simple —una sola pareja dejó el certamen—, los participantes bailaron al ritmo de Samba de Ballroom, libre derivación del baile de salón. Finalmente, y por decisión del público (más de 80 mil mensajes de texto), la pareja de La Tota Santillán dejó el juego por el 49.6 por ciento de los votos. La gente eligió que siguiera Adabel Guerrero.


Antes, el jurado había salvado a las parejas de Marixa Balli, María Fernanda Callejón, Pampita, Mónica Farro y Anabel Cherubito, quien reemplazó a Laura Fidalgo, lesionada. Todos así se metían entre las ocho mejores duplas del concurso de baile.


De entrada, pasaditas las 22.30, Larry de Clay y Tinelli se hicieron las correspondientes zancadillas futboleras de cada lunes (uno de Boca, otro de El Ciclón). En las últimas semanas, el ritmo de las noches viene volviéndose cada vez más intenso porque las parejas deben preparar dos y hasta tres coreografías diferentes cada semana, amén de enfrentar sentencias múltiples.


Laura Fidalgo habló de su fisura seguida de artrosis y pronosticó que en siete días estaría de regreso en las pistas. Curtidos en las nominaciones, a la mayoría se los veía tranquilos, "muy felices", comentaba Marixa Balli. Feliz también decía estar la Callejón. Y La Tota (hasta ahí).


¿Y Cherubito? "¡Loca! Sólo una loca puede aceptar esto en el tramo final". El duelo lo inauguró Pampita con una coreo donde la modelo demostró que le sobra elongación. Después fue el turno de Adabel Guerrero —tercera sentencia en el concurso—. Para ellos hubo un tema de Shakira y más de un truco.


Mónica Farro anduvo por los aires y Balli, todo el sol del fin de semana en su piel, siguió en la línea de sus compañeras. A juzgar por la mímesis estética entre una performance y otra, se intuía un desenlace complicado para el jurado. María Fernanda Callejón aportó su gracia y la sexta pareja fue la de la Tota. A las 23.10, el bailantero era Moby Dick vestido de raso.


La tentación de la cámara oculta sirvió para hacer tiempo mientras el jurado deliberaba. Pampita que, oia, de golpe tenía que abandonar el juego a pedido de su marido, Benjamín Vicuña. Farro que simuló una fisura. María Fernanda Callejón haciendo llorar a su pobre soñador. Seguidilla de mini-joditas para Tinelli, compás de espera y, de paso, auto-homenaje efectivo. -

TE PUEDE INTERESAR