¡Lorena consiguió un libro! (no un novio) - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¡Lorena consiguió un libro! (no un novio)

La periodista que había sacado un blog confesando las desventuras de tener casi 30 y vivir sin pareja acaba de publicar un libro "Quiero un novio, la verdadera historia de una mujer sola pero enamorada", que ya es un éxito.


¿Y al final, Lorena, conseguiste novio?
No, no conseguí novio, che. Dios mío. Qué fastidio. No me vas a creer, pero estoy podrida de contestar siempre lo mismo. Es cierto. Yo me lo busqué. Hay que hacerse cargo de las cosas que uno genera. Lo que te puedo contar es que, definitivamente, esa es la pregunta que más me hicieron en toda mi vida. Y la que más detesto, claro.

Nos enteramos que a partir del blog "Quiero un novio" se formaron unas veinte parejas, que tenés a cuatro mil tipos disponibles para salir con vos y que esto fue, además, una especie de movida social para ir en contra de la soledad, ¿para vos también fue algo tan positivo en tu vida?
Lo positivo de mi vida, por suerte, pasa por otro lado. Aunque todo esto superó mis expectativas. En febrero, cuando empecé con el blog, una de las ideas que tenía como periodista era la de poder hablar de "eso" que le pasa a las mujeres solas de treinta cuando los condicionamientos sociales, justamente, condicionan de más y pesan. Y yo, como siempre, quería ir en contra de la corriente y demostrar que no, que se puede vivir respetando los sentimientos, siendo sincera...

¿Siempre fuiste así?
Desde muy chica siempre estuve en contra de que la famosa "mirada ajena" controlara lo que tenía que hacer con mi vida. Nunca quise traicionarme por el sólo hecho de conformar al resto. Una rebelde sin causa, diría mi mamá. Pero está en mi esencia. Cuando crecí, me aburguesé. Seguí a la manada, viví de novia, conviví con un par, fui ama de casa responsable, estuve por casarme. Hice todo lo que se suponía que tenía que hacer, con gusto y también con amor. Me entusiasmé con la idea de llenar huecos, pero no amé realmente a nadie. Hoy lo sé. Por eso, me parecía un buen momento para hablar de la soledad de otra manera: primero, con absoluto conocimiento de causa y segundo, dejando atrás estereotipos pelotudos sobre los hombres y las mujeres solteros.

¿Decís "Quiero un novio" pero a la vez estás a favor de la soledad? ¿No es un poco contradictorio?
Exactamente eso. Soy tan mujer que puedo ser todo lo contradictoria que quiera. Es una ventaja ser mujer en estos casos. En estos años, estuve haciendo un trabajo bastante importante conmigo misma. Estuve sin un novio por primera vez en mi vida. Primero, me quejaba porque no tenía con quién salir. Después, lloraba porque me pasaba meses y meses sin sexo y amo el sexo. Y después, recién después, empecé a entender que la soledad no es mala de por sí. Que la soledad fue una elección para mirarme y respetarme de otra forma. Y que también me sirvió para saber cómo es el hombre con el que quiero pasar el resto de mi vida.

¿O sea que estar sola no sería tan malo? ¿Ahora estás defendiendo eso de lo que antes te quejabas?
Claro, en el blog traté de tomarme en joda esto de estar sola. Porque yo creo que lo malo es estar con cualquiera. Lo malo es que te impongas una pareja para no sentirte un fantasma social. Lo malo es ser tan débil como para no poder defender tus elecciones sentimentales. Yo pude ir en contra de mis amigos que me presentaban gente, de mi familia que me rompía las pelotas y de mis compañeras de la primaria que preguntaban si me había casado y gané en confianza. Tener un hombre al lado no te convierte en una mujer fuerte o en una persona más responsable. Eso se lo construye una misma. Estar en pareja es algo que sólo tiene que ver con el amor. Y el amor, para mí, se convirtió en algo demasiado fuerte como para transformarlo en cualquier otra cosa.

Tuviste un millón de lectores en sólo dos meses, se formó mega grupo de lectores del blog que todavía hoy salen, hiciste una fiesta multitudinaria... qué poder de convocatoria, Lorena... ¿Siempre fuiste la líder del curso?
No, todo lo contrario. A mis cumpleaños jamás vino tanta gente, nunca fui una chica popular. Pero siempre me pasaron cosas raras. Ahora, mirá vos lo que es la vida, hasta tengo club de fans. Es increíble esto. Un milagro. Porque fue eso, un milagro lo que pasó con el blog en su momento y un milagro lo que pasa con el libro ahora. Yo nunca busqué nada de todo esto. Llegó solito. Jamás quise exponerme tanto, no es lo que quiero que me pase, por eso cerré el blog a los dos meses. Si hubiera querido, hubiera seguido con la estupidez mediática y a esta altura, te juro, ya sería presidenta.

¿El libro es real o también hay ficción?
El libro es un libro, como te habrás dado cuenta. Bueno o malo es algo con dos tapas y con hojitas en el medio que, de ninguna manera, dice "esta es la autobiografía de Lorena Bassani". Está escrito en primera persona, sí. Pero nadie puede asegurar que eso implique que mi vida está ciento por ciento en esas páginas. Sería muy estúpido creerlo. Que un lector se pueda quedar con la intriga de saber si todo eso que cuento es real o una historia, realmente, es una bendición. Y yo no voy a dejar de bendecirlos a mis lectores con el beneficio de la duda.

Todo lo que contás tiene muchas reflexiones con toques de humor, ¿en la realidad las viviste de esa misma manera?
Estos días la gente me dice: "Qué divertido es tu libro", y yo pienso: "¿divertido? ¡Si es un drama! ¡Si es un llanto prolongado!" Es una especie de tortura china, pero parece que está abordado desde un lugar que genera cierta gracia. Una de las características que más me sale es la de burlarme de mí. Porque soy un caso lo suficientemente ridículo como para que alguien inteligente haga humor conmigo. Incluso, claro, yo misma.

El libro parece estar dedicado a una persona, ¿es así?
No, la física cuántica, cosa que me encanta estudiar en estos tiempos, tiene una teoría que me parece increíble: dice que todos vivimos permanentemente en varias dimensiones. En dimensiones y en universos paralelos. Que experimentamos cosas al mismo tiempo. Algo así como que el pasado, el presente y el futuro son construcciones terrenales que no existen, sino que más bien, co-existen. Así que siguiendo este concepto al pié de la letra, a mí me gusta creer que el hombre de mi libro, el hombre de mi vida, es alguien que conocí hace millones de años, pero que también es alguien que forma parte de mi presente, pero que además, de alguna manera, es alguien que va a ser mi amor futuro.



Picadito

¿Amor para toda la vida?
Sí, claro.

¿Qué te sugiere la palabra casamiento?
Me sugiere amor para toda la vida.

¿Qué son los defectos del otro?
Eso que tenés que entender con paciencia si creés en el amor para toda la vida.

¿Qué hacés ante la ausencia de sexo...?
Ante la ausencia de sexo, siempre estará Juan Domingo Perón, mi bonito consolador.

¿Qué es una infidelidad?
Una trampa más para uno mismo que para el otro.

¿Mucho, poco o nada celosa?
Nada celosa. Pero si esa pelotuda se lo quiere levantar otra vez, yo juro que le saco las extensiones con los dientes.

Cuando consigas al afortunado, ¿también lo vas a anunciar en un evento mediático?
No, claro que no. Te aseguro que eso sólo lo vamos a saber nosotros dos.

TE PUEDE INTERESAR