Te quiero, pero no te amo - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Te quiero, pero no te amo

Hay quienes lo dicen porque ya no sienten lo mismo que antes. Cuando la pasión se termina, ¿es posible continuar con la relación?

"Creo que ya no estoy enamorado". ¿Quién no se ha visto torturado por esta simple pero compleja frase?

Veamos el siguiente caso: Pablo le dice a Natalia –con quien sale desde hace tres años- que está raro, que no sabe bien que le pasa y se siente desganado.

Natalia: ¿Qué pasa, ya no me amás?
Pablo: Sí, no se, bah. Te quiero, pero creo que ya no estoy enamorado.
Natalia: ¿Querés que nos separemos?
Pablo: No, porque te quiero muchísimo, no imagino mi vida sin vos...

Confuso ¿no? ¿Es este el fin? Si, no... ¿Quién da más?

Si bien es muy difícil diferenciar amor, cariño, enamoramiento y pasión... En esta nota, intentaremos desenmarañar algunos conceptos muy relacionados entre sí.

La Real Academia Española define el amor como, el sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

Entonces, cuando algunos de todos estos condimentos se evaporan ¿el amor se va?

Ciertas veces, el amor está ligado a la pasión, que es la que moviliza, genera, excita y erotiza. Pero la pasión tiene un tiempo de duración y necesita nutrirse constantemente.

La psicóloga Marisa Nicolás opina que cada cual tendrá diferentes tipos de reacciones cuando la pasión ya no está, "algunos, con la con la desaparición de la pasión, renuncian ante la frustración de la pérdida. Otros, entran en negociación (permanente) para seguir queriéndose mucho, muchísimo, con la profunda ausencia de la pasión y lo que ello significa".

Entonces, pareciera que el amar está directamente ligado a lo pasional mientras que el querer va de la mano del cariño, del conocimiento y de un sentimiento ya más arraigado que se va instalando con el paso del tiempo.

Sin embargo, hay quienes prefieren decirle a su pareja "te quiero" porque en un "te amo" sienten que se les juega un mayor compromiso.

Y cuando hablamos de amor también aparecen otros sentimientos y emociones como lo son el enamoramiento, la dependencia, los celos y/o la atracción. Y de ahí las ambivalencias que hacen que algunas veces no se logre comprender claramente lo que se siente por la otra persona.

Pero más allá de las palabras, la importancia está en los hechos. De nada servirá un "te amo" si las acciones que lo acompañan son de descuido, agresión y malos tratos. De mucho servirá un "te quiero" si detrás existe interés, cuidado, comprensión y tolerancia.

El valor de las palabras hace que algunas veces nos cieguen y confundan. Lo importante es entender que en el amor, los grises, también existen. Sólo habrá que poder permitírselo.

¿Seguirías con tu relación si se termina la pasión pero hay un fuerte cariño? ¿Te pasó alguna vez? ¿Para vos, cuál es la diferencia entre un te quiero y un te amo?

TE PUEDE INTERESAR