Amar a dos - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Amar a dos

Es posible enamorarse de dos personas en simultáneo?  Qué pasa cuando el amor nos rebalsa?

En una reunión de amigas se dispara el tema: amar a dos y a la vez.

"Imposible", abre juego Cecilia –32 años, casada hace dos-. "Si una persona está enamorada de alguien no tiene las energías suficientes para volcarlas en otra. Yo creo que es posible amar a una de ellas y sentir atracción por la otra, pero son sentimientos diferentes", opina.

A este discurso otra amiga -a esta altura panelista- asiente con la cabeza mientras agrega que en ese caso tampoco se estaría hablando de amor hacia el primero. "Si te fijás en otro es porque ya no amás a tu pareja", plantea determinante.

A esta altura Julia, muy tímidamente, pide la palabra: "Nunca lo conté por miedo a ser juzgada, pero hace tiempo mientras todavía vivía con Juan, me reencontré con mi primer novio y mantuvimos una relación que duró casi un año. Por momentos me sentía pésimo y por otros todo lo contrario. Los dos me daban mucho amor, al igual que yo a ellos. Les juro que aunque de maneras diferentes, amaba a ambos. No podía ni quería dejarlos", fin de una confesión acalorada.

Y ella, sin dudas, no es la única. A muchos se les plantea la complicada situación de encontrarse con otro/a que confunda sin llegar a sentir que eso implique dejar de amar a su pareja.

Perla Waisserman, psicóloga, opina que en la escena amorosa es claro que pueden haber más de dos. "Si no fuese así, no ocurriría tan frecuentemente", afirma y sostiene que "tampoco es sólo un hecho actual sino que sucede desde distintas épocas y culturas. Algunas parejas se mantienen sólo cuando existe la presencia de un tercero y si bien es imposible universalizar los síntomas, estos triángulos amorosos son un efecto de lo incompatible del amor y el sexo".

Según su explicación, la poligamia puede subsistir eternamente hasta que alguno de los tres quede afectado de tal manera que cause angustia y dolor. Es ahí cuando algo se rompe y seguramente, ya no puedan volver a funcionar de a tres.

Pero la cosa cambia cuando los involucrados desconocen la existencia de un tercero. Cuando entra en juego el engaño, esta situación sólo podrá sostenerse por un período determinado de tiempo, aunque sea durante años.

Analizar por qué sucede, tendrá que ver con lo más íntimo de cada uno. Con cuanto dolor y placer produzca el estar envuelto en ese trinomio del que posiblemente, alguno salga herido

Sin embargo, cada cual conoce su capacidad de amar o al menos eso cree; algunas veces se vuelve incierta y sucede lo que hasta ese momento, parecía impensado.

Creés que se puede amar a dos? Te pasó alguna vez?

TE PUEDE INTERESAR