Como cuidar el disco rígido - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Como cuidar el disco rígido

Limpieza, ubicación y buen trato son esenciales para alargar la vida del baúl virtual donde se almacenan todos los datos.

El ajetreo a que se somete un disco rígido puede llevarlo a colapsar fácilmente. Programas, fotos, MP3, películas e información confidencial se guardan cotidianamente allí. Los discos, aunque a muchos no les parezca, son bastante frágiles, por lo que conviene mimarlos un poquito para que sigan cumpliendo su tarea sin problemas.

Los rígidos actuales tienen cada vez más capacidad, y según datos estadísticos de varias empresas, tienen un ciclo de vida de 3 años, aunque son varios los que fallan ya al primer año.

Es por eso que conviene tener en cuenta algunos consejos para que el disco pueda tener una vida útil más amplia:

- Mantener alejada a la CPU de fuentes que generen campos magnéticos
Los campos magnéticos (producidos en general por los aparatos eléctricos), pueden provocar pérdida de datos en los dispositivos. No solo en el disco rígido, sino también en otros dispositivos como pendrives.

- Mantener al equipo apartado de fuentes que radien calor o frío
Las variaciones de temperatura son unas de las principales causas que afectan al funcionamiento del disco rígido, provocando pérdida de datos. Los equipos se ven afectados por los elementos y factores atmosféricos. Es aconsejable situar los equipos en ambientes limpios y frescos.

- No mover al disco cuando está trabajando.
El disco rígido comienza a girar cuando se enciende el sistema, y los cabezales pueden resultar dañados si se los mueve.

- Conviene desconectar la computadora de la red eléctrica cuando no se la use
Los cambios en la tensión del suministro eléctrico o los cortes de éste pueden resultar fatales. Los fanáticos de las redes P2P suelen dejar sus computadoras hogareñas prendidas durante días o semanas, por lo que lo conveniente es utilizar limitadores de sobre-tensión y estabilizadores de corriente. Incluso con el equipo correctamente apagado, las fluctuaciones en la tensión de alimentación pueden afectar al disco y producir una pérdida de datos.

- Apagar el equipo siempre a través del sistema operativo
Las estructuras lógicas y físicas del disco rígido están diseñadas para ser apagadas desde el sistema operativo. En lo posible, hay que tratar de oprimir lo menos posible el botón Reset o Reiniciar, así como desconectarlo mediante cualquier otra forma manual; este tipo de acciones pueden provocar fallos en el dispositivo. Claro, ante un "cuelgue" del sistema operativo, no quedarán muchas opciones, pero cuanto menos se haga, mejor.

- Instalar un Antivirus
Los virus informáticos suelen provocar errores en el sistema y pueden afectar al correcto funcionamiento del equipo. Los más virulentos, incluso, pueden dañar al hardware. Conviene actualizar al antivirus tan frecuentemente como sea posible. Lo mejor es tenerlo residente, es decir, siempre activo, para que sea capaz de analizar todos los archivos nuevos, independientemente de su procedencia, con especial énfasis en los archivos descargados de Internet.

- Realizar copias de seguridad
Más allá de todos estos consejos y como dijera Tu Sam, "algo puede fallar". Hombre prevenido vale por dos, sugiere el dicho, y hay que hacerle caso. Bajar la información más importante a CDs o DVDs en forma periódica es una buena forma tanto de liberar al disco de información y mejorar su rendimiento, como de mantener seguros los datos más importantes.

- Evitar instalar y desinstalar programas más de lo estrictamente necesario
Claro, los fanáticos a los que les gusta probar programas no querrán saber nada, pero lo cierto es que al instalar ciertos programas o sistemas operativos es posible causar pérdidas de datos. En el momento de instalar algún software específico, se debe verificar la seguridad de su procedencia y considerar si esa herramienta es estrictamente necesaria.

- Instalar un segundo disco rígido
Puede tener menos, la misma o más capacidad que el primero, pero la idea es repartir un poco la carga de tareas entre uno y otro. Algunos programas de uso diario se pueden instalar en este segundo disco, y así se lo dejará al otro libre para otras tareas, en vez de exigirle que haga todo. También es útil para almacenar información si el primer disco está a punto de rebalsar o para tener una copia de los datos más importantes.

TE PUEDE INTERESAR