Los villanos más temidos - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Los villanos más temidos

Encarnan los personajes más malditos de la tele. Generan odio y atracción por igual. Arana, Marralle y Gil Navarro se disputan el liderazgo.

Los personajes malos levantan fascinación. Nos hacen enojar, es verdad, pero cuando están bien interpretados, cuando uno ve reflejado en la pantalla que un malo es malo en serio, uno queda al mismo tiempo hipnotizado con ese personaje tan nefasto. Y muchas veces, un malvado, un buen villano, muchas veces termina opacando al héroe. Le pasó a Batman con sus dos guasones (primero con Jack Nicholson, y años más tarde con el difunto Heath Ledger). Y también le pasa a Facundo Arana en "Vidas Robadas".

Por más que el galán rubio sea el rey de la marquesina de la tira de Telefe, la realidad es que los malos en "Vidas robadas" se llevan las palmas. Entre la media docena de villanos que se ven de martes a viernes, hay cuatro que se destacan por su sadismo, su inteligencia, su falta de escrúpulos y el realismo puesto en sus maldades. Lo cierto es que estos dos pares de villanos levantan tanta fascinación entre los fans de la novela que pocos prestan atención si Facundo Arana y Mónica Antonópulos se besan, tienen sexo o se pelean. Todos quieren saber qué maldad van a hacer los "turros de la novela".

Pero detallemos las características de cada uno. La cabeza de esta mafia que esclaviza mujeres para obligarlas a prostituirse es Astor Monserrat, interpretado por un Jorge Marrale impecable, sublime. Este gran jefe de familia simuló su propia muerte trayendo a la memoria de todos al muerto "menos muerto" de nuestro país: Alfredo Yabrán. Sin embargo, desde las sombras, siguió manejando como títeres a amigos y enemigos, jamás perdiendo una pizca de su negocio turbio.

Pero Astor no sería nada sin sus dos lacayos: Nicolás y Dante. Interpretados por Juan Gil Navarro y Adrián Navarro, ellos son los encargados de hacer el trabajo sucio. Son capaces de meterle una bala en el cerebro a su mejor amigo, lo que hace que ellos mismos estén a punto de matarse entre sí en más de una oportunidad. El primero, yerno de Astor, está siempre a punto de perder la cordura. Aspirando cocaína como si nada, siempre está con el arma en la mano con una bala cargada apuntando a algún enemigo real o imaginario. El segundo, más centrado, es igual de peligroso, ya que no tiene ningún cargo de conciencia a la hora de aniquilar al que se interponga en su camino.

La última de esta selección del Mal es Nacha, personaje compuesto por Virginia Innocenti. Ella es la pareja de Astor, y cuando supuestamente murió, lo lloró mientras se hacía cargo del negocio. Ex secuestrada y obligada a prostituirse por Monserrat, Nacha salió de ese infierno sólo porque se alió con su captor. Inescrupulosa, pero debatiéndose con una culpa interna por su origen, es ella la que ahora da las órdenes. Su frágil conciencia siempre está a punto de traicionarla.

Cada uno de los personajes, a su manera, le complica la vida al equipo de los buenos, conformado por los personajes de Facundo Arana, Mónica Antonópulos, Carlos Portaluppi y Solita Silveyra. Hasta el último capítulo intentarán zafar de la justicia divina que el inconciente popular desea que haya en las ficciones. No son villanos poéticos, no tienen el apoyo del público, pero son necesarios para que la historia fluya con agilidad y que no se estanque en una meseta sin sentido.

Sin embargo, su composición, su realismo, y su manera de ejecutar los conflictos en la novela hace que verlos fuera de la pantalla ya dé miedo. Son ellos los que manejan los hilos de la historia, son ellos los que aparentan siempre estar al borde del colapso, cuando la realidad de la historia marca que son ellos los que van siempre un paso delante de los héroes de "Vidas robadas". Tienen lazos políticos, tratan con policías corruptos, pisotean a quienes se pongan en su camino y se creen impunes. Una caracterización que no difiere mucho de los personajes más macabros que todos los días forman parte de las sección policiales (cuando no política) de todos los diarios nacionales.

TE PUEDE INTERESAR