"Bailo tango los lunes y los viernes" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"Bailo tango los lunes y los viernes"

La nueva niña prodigio del jazz internacional llega a la Argentina en octubre. Jazz, músicos argentinos y cuerdas gruesas: bienvenidos al mundo de Esperanza.

Con tan solo 23 años, Esperanza Spalding , contrabajista, cantante y compositora, pertenece a esa camada de artistas que destila talento. Se ha presentado en festivales y conciertos en diferentes países; ha tocado con Michel Camilo, Stanley Clarke, Pat Metheny, Richard Bona y Dave Samuels, entre otros; y ha cautivado con su belleza afro a los amantes del género. Nacida y criada en Oregon, estudió en Berklee –donde hoy es profesora-, y cimentó su carrera desde Nueva York. "Esperanza", su nuevo disco, será presentado en La Trastienda el 25 de octubre; en Mar del Plata el 26 y en Neuqué el 28.

"Comencé tocando el violín a los cinco años, pero no me sentía tan cómoda como cuando tomé por primera vez un contrabajo. No sé, no puedo explicarlo, rápidamente lo sentí como algo natural y creo que definitivamente tiene que ver con el sonido tan particular del contrabajo", dice la afrojazzista. Aquí la conocimos en 2007 cuando, junto al mítico baterista Horacio "El Negro" Hernández, acompañó el debut en Buenos Aires de Niño Josele, el guitarrista que descubrió la afinidad entre la guitarra flamenca y los sonidos del jazz de Bill Evans, un tributo que comenzó en el Village Vanguard de New York y en el que el contrabajo y la voz de Esperanza fueron esenciales para introducirse en las melodías del genial pianista.

¿Qué recordás de tu primera visita a Buenos Aires?
Es difícil ponerse a pensar en todos los lugares en dónde estuve... pero recuerdo que Buenos Aires es una gran ciudad y tiene una audiencia maravillosa. He estado en muchos lugares tocando para distintos públicos y el argentino tiene una sensibilidad especial. Recuerdo que me impresionó mucho cuando estuve con Josele en aquel teatro, un lugar maravilloso. Conocí a Niño Josele por un músico español, un gran arreglador. No sé por qué, pero tuvimos onda enseguida y me sumé a su trabajo sobre Bill Evans. Lo acompañé en su debut en el Village Vanguard (en New York) y luego estuvimos en Miami y en Buenos Aires, y también en Montevideo. Fueron conciertos muy especiales para mí. Además, el tango ha sido una gran influencia en mí cuando era joven e intentaba escribir música. El ritmo y la melodía me han inspirado incluso a bailar tango lunes y viernes en la semana. Mi trompetista en Berklee era argentino. Oí mucha música argentina en su casa. Esa creo que es la razón de mi gusto por esta clase de música típica.

¿Cómo es la gira que te traerá a la Argentina?
Este disco me está dando muchas alegrías. Ya lo he presentado en muchos lugares, bueno en New York claro y en otras ciudades de Estados Unidos (Boston, San Francisco). Lo voy a presentar en varios países de Europa, en España, (ahora estoy en Copenhague), Alemania, Suecia y luego volveré a Estados Unidos antes de ir para Sudamérica, para allá digamos. Iremos como cuarteto con Leo Genovese en piano, que es un gran músico argentino, con Ricardo Vogt en guitarra y Pedro Ito en batería. Son músicos de un muy alto nivel y también tenemos muy buena relación afuera del escenario. Uno a veces elige músicos para compartir una banda por motivos que van más allá de lo profesional. En este caso se dan ambas cosas.

TE PUEDE INTERESAR