Máquina de hacer (y revivir) mediáticos - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Máquina de hacer (y revivir) mediáticos

Máquina de hacer (y revivir) mediáticos Si miramos un poquito nomás para atrás, vamos a toparnos de frente con una camada de mediáticos que tuvieron su minuto de gloria durante la década de los 90 y principios del nuevo siglo. Con la llegada de grandes ficciones y una variada oferta de programas culturales y educativos, por un segundo pensamos que la televisión había superado finalmente su compulsión por el escándalo. Pero sólo fue eso: un segundo. Hoy con el desembarco de los diferentes formatos de certámenes en Showmatch (Bailando, Patinando) y los programas humorísticos basados en esta clase de show, el umbral mediático volvió a abrirse y una gran fila de personas ávidas por fama ya están haciendo cola para poder entrar.

Uno de los principales exponentes de los mediáticos televisivos, sin dudas, es Silvia Süller, quién esta mañana visitó el piso de Mañaneras para charlar sobre la perdida de la tenencia de su hijo... ¡hace 16 años!. Con un look típico de ella (mucho animal print, pelo platinado y gafas de plástico con brillos de cotillón) Silvia se mostró algo "border" al charlar al respecto y como un mago, no dudó sacar de su galera un escándalo con olor a naftalina y refrito por demás. Su hijo ya es casi mayor de edad, Soldán tuvo otra relación (con Giselle Rímolo), estuvo preso y salió; ella sacó un disco, se peleó en cámara con todos y a muerte con su hermano Guido, (aquél que pedía, llanto por medio, un pollo al horno con papas)... ¡Hasta intentó suicidarse reiteradas veces!. Todo eso pasó y parece que volver para atrás es la moda, porque ella no se cansa de remover en el arcón del pasado. "Yo siempre le digo a Soldán que no se me aparezca en frente de mi auto porque lo paso por encima", escupió (no literalmente como Sabrina Sabrock, otro exponente para el museo del amarillismo) antes de retirarse.

Pero no todo es viejo, hay gente nueva que está buscando surgir y trazar una profesión en base al escandalete: Reynaldo, ese chico que hace un año se casó con una abuela de casi 100, se fue de luna de miel y quedo viudo en apenas días, decidió salir del closet (si es que alguna vez estuvo dentro de él) y visitó a Chiche Gelblung para decir que ahora es gay. ¡¿Gay!? Así es...¿ Nadie se lo habría imaginado no? Ejem! Cuestión que aceptó en cámara que el adora el escándalo y que quiere estudiar la carrera de panelista... (¿En la UBA la dictarán?).

Como si todo esto fuera poco, a este "trencito de la alegría" se le suman dos "muñecas" más: las gemelas Marisa y Liliana Kuegler (si las juntamos con las Xipolitakis tenemos una sopa de gemelas que seguramente nos caerá muy mal al estomago). Estas dos señoritas no saltaron a la fama por bailar bien o por tener problemas con algún famoso: lo que las hace apetecibles para el público, es la relación enfermiza que tienen con un remisero, el cual (dicen) es novio de las dos. Obvio que esto es puro amor y el sentido publicitario del trío prohibido es absolutamente nulo... Claro... La cuestión es que ahora están invitadas al living de Susana y hasta Tinelli las quiere en su programa. Así que gente, ya saben: si su sueño es estar en TV, ¡compartan novio con algún familiar cercano y hasta la mesa de Mirtha no paren!

Tanto mirar videos bizarros de nuestra televisión por Youtube, adorar los gritos las puteadas y buscar golpes de puño al aire, tenia que prender la lamparita de los productores. Si no hay mediáticos no hay nada de que hablar al otro día. Ser mediático está de moda y más que eso: rinde y trae ese lío tan particular que la gente quiere ver.

TE PUEDE INTERESAR