El atrevido circo de Marce - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El atrevido circo de Marce

Esta semana, el estudio de ShowMatch fue, literalmente, un parque de diversiones. Calesita, juegos inflables, globos, caramelos, chocolates, toboganes, autitos chocadores y canciones infantiles todo el tiempo. Los únicos ausentes fueron los chicos.

Nos encantó. Aunque la decoración invitaba a todo aquel que tenga menos de 10 años (o alma de niño), los bailes de los participantes de ShowMatch estaban muy lejos de ser apto para todo público. Medio zarpaditos, conengamos. Polleras al borde de la cola y escotes hasta el ombligo fueron el común denominador y dejaron ver como siempre más piel que ropa. Tampoco faltaron los chistes de doble sentido: un psicólogo freudiano podría encontrar innumerables expresiones fálicas en el instante en que Marcelo Tienlli hizo arrodillar a sus bailarinas para que esperen una dosis de confites salidos de un largo caño transparente.

ShowMatch tuvo durante esta ronda de Bailando por un sueño todos los ingredientes maximizados con los que Panam decoraba sus programas infantiles. Pero no sólo tuvo elementos tomados de la vedette devenida en animadora infantil, también estuvo acorde a los tiempos modernos. Recuerden que estas vacaciones de invierno, tanto la fugaz novia de la Tota Santillán, Cecilia Oviedo, y Mariana de Melo (durante uno de sus lapsus de salud) formaron parte de un circo, donde hacían una versión infantil del "Baile del caño". O sea, en este 2008, el universo adulto estuvo presente en todo momento en el mundo infantil.   

Pero nada de todo esto es reprochable; al fin y al cabo, ShowMatch comienza minutos más tardes que el comienzo del inexistente horario de protección al menor. Salvo cuando Jorge Lafauci, con la misma lucidez que aplica en su sistema decimal propio, afirmó mientras le hacía la devolución a Laura Fidalgo: "Que lástima que no hay más chicos despiertos para ver todo esto". ¿Si? ¿Seguro?

Pero sí...

¡Si son todas unas nenitas!

TE PUEDE INTERESAR