Cómo pasar cassettes a MP3 - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Cómo pasar cassettes a MP3

Qué se necesita para pasar los viejos cassettes a archivos digitales. Conexiones, programas y consejos a tener en cuenta. Ahora sí: ¡vuelven los 80!

Durante años, el cassette ocupó un lugar imprescindible para los amantes de la música. No tenía la pureza del vinilo, pero era sin duda mucho más cómodo para llevarlo a todos lados. En muchos autoestéreos, incluso, todavía se siguen usando.

Sin embargo, su reinado empezó a desvanecerse con la llegada de los CD primero, y sin dudarlo con el advenimiento de los reproductores de música digital después.

Aunque parezca impensado en épocas donde es muy fácil comprar archivos de música digital por Internet, todavía son muchos quienes tienen toda una discoteca armada con cassettes, y quieren salvar esa colección pasándola a archivos digitales.

Aclaración desde el vamos: el sonido no será igual al de un CD o un archivo digital "puro". Como mucho, se podrá mejorar un poco con los modernos sistemas de edición de sonido, pero a no esperar maravillas. Si sonaban bien, sonarán bien al pasarlos a digital.

Conectar el equipo de música o un reproductor portátil (popular y erróneamente conocidos como Walkman) a la PC es el próximo paso. La conexión es a través del "line out" (o "rec out") del equipo de música al "line in" de la tarjeta de sonido del PC. Siempre hay que utilizar conexiones de línea, nunca conexiones de micrófono u otra cosa. Tampoco conviene conectar la salida de auriculares o de altavoces del amplificador a la tarjeta de sonido. Si no se tiene "line out" ni "rec out" esta podria ser la única solución, pero es peligrosa, porque se puede dañar la tarjeta de sonido. Si no queda otra, en todo caso habrá que utilizar la salida de auriculares (pero nunca la de altavoces) y conectarla al "line-in" de la tarjeta de sonido. Pero habrá que ser muy riguroso con el control del volumen que se envía a la PC. Se debe comenzar con el volumen totalmente en "0" e ir subiendo muy suavemente hasta que la señal que entre a la PC sea suficiente, y sobre todo que nunca sea excesiva. Pero esto sólo en casos extremos.

Una vez hecho eso, hay que recurrir ya sea a Windows (a través de la entrada de línea) o a un programa como Audacity, gratuito y de código abierto. Si la idea es pasar todo a MP3, hay que conseguir un encoder o aplicación para convertir formatos. Se consiguen en la misma página desde donde se baja el programa.

En primer lugar, hay que ir al menú Edición, y luego seleccionar Preferencias. Ahí, asegurarse que la opción Canales está en 2. En la misma ventana, seleccionar la pestaña Formatos de Archivo para usar el encoder que se haya elegido.

Ahora hay que seleccionar el bit rate o velocidad de transferencia de datos: 128 Kbps es ideal para audiobooks, pero para música lo ideal es el doble, o sea 256 Kbps.

Lo siguiente es comprobar la conexión y los niveles de audio. Para comprobarlo, poner un casete y empezar a reproducirlo. Ya debería haber sonido saliendo de los parlantes. En el programa, hacer clic en el indicador de nivel de sonido y habilitar la opción Comenzar monitoreo (Start Monitoring). Ahí ya es posible ajustar el nivel con la barra deslizante que se tiene a la derecha.

La primera grabación no necesariamente saldrá bien. Como se sabe, algo siempre puede fallar. Pero de los errores se aprende.

Conviene presionar el botón de grabación en Audacity, y después arrancar la cinta del casete. Hay que dejar que el programa grabe todo el lado. Una vez grabado, utilizar la herramienta Selección para destacar una canción. Hay que indicar cuando termina y luego grabarla como MP3 o el formato que se desee.

Si se está grabando un libro digital, es posible dividir la grabación en segmentos de 10 minutos, aproximadamente, para que sea más fácil editarlos. Es como dividirlos en capítulos. Conviene ponerle un número delante de cada nombre de archivo, para que la reproducción posterior sea secuencial.

Una vez salvados así todos los archivos en MP3, se puede utilizar un programa para agregar arte de tapa o los tags (etiquetas) que después muestran los nombres de las canciones, artistas y los álbumes.

Con un programa como el Nero, es posible ya pasar las canciones a un CD.

TE PUEDE INTERESAR