Los gays van al altar - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Los gays van al altar

El clérigo Alejandro Soria adelanta cómo será el casamiento de Roberto Piazza. Además, cuenta por qué él también eligió contraer unión civil. Y responderá los mails de los lectores de Ciudad.com.

Alejandro Soria es el primer clérigo gay que contrajo una unión civil en el mundo. Un doble gesto de rebeldía. Por un lado, en contra de la norma de celibato que defiende la Iglesia. Por otro, contra el orden que argumenta que una pareja solo puede ser heterosexual. Pero Soria comparte su gesto: es el único pastor que realiza uniones civiles de parejas gay, y afirma que cada vez son más los heterosexuales que eligen ésta opción, desde que se aprobó Ley de Unión Civil en Buenos Aires,en 2002.

En Septiembre, Soria será el encargado bendecir la unión entre el diseñador Roberto Piazza y Walter Vázquez, novios desde hace casi diez años. Piazza espera que esto ayude a concientizar sobre la diferencia que existe entre una unión civil y el casamiento.

Según Soria, la diferencia principal radica en que la pareja "celebra" y él es la guía; durante el intercambio de alianzas, son los novios quienes expresan por qué están uniéndose. Sin embargo, él les aclara que, "una vez que el amor murió, no tiene sentido prostituir la relación y es mejor separarse".

Militante de la Comunidad Homosexual Argentina, Soria creó hace poco más de un año la Misión Sacerdotal Tercermundista (MST), herencia de lo que alguna vez fue la Iglesia de la Comunidad de Buenos Aires (ICM BS), mal llamada La Iglesia Gay.

Si bien trabajan vinculados al cristianismo, también están abiertos a otras formas de ver el mundo, siempre y cuando se respete la decisión de vida de cada Ser: aceptan a gays, lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales entre sus fieles.

"El trabajo de nuestra iglesia es recibir a personas que tienen su sexualidad reprimida, muy pocos vienen a agradecer -explica Soria-. Nosotros llegamos a decir que hacíamos primeros auxilios: la gente venía herida, nosotros dábamos el medicamento, la orientación, sanábamos la herida y la persona se te iba".

En la actualidad no cuentan con un espacio para las misas y se reúnen en su casa, pero están a la espera de que el Estado pueda otorgarles un lugar donde encontrarse.


SI QUERES ENVIARLE UNA PREGUNTA A ALEJANDRO SORIA, MANDA TU MAIL A escribinos@ciudad.com.ar

¡¡¡MUY PRONTO, LAS RESPUESTAS!!!




TE PUEDE INTERESAR