"Somos unos colgados, ¿y qué?" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"Somos unos colgados, ¿y qué?"

El Kuelgue trae originalidad y buenas canciones a la escena. Sus shows derrochan diversión y buen clima.


Si uno junta la ironía de Albert Plá, el humor de Les Luthiers, algunos textos al estilo Leo Masliah, le agrega una combinación de ritmos y melodías de Latinoamérica, y a eso le suma una pizca de juventud, y un poco de calles de Buenos Aires, el resultado es El kuelgue. Un aire nuevo, fresco y original dentro de los nuevos grupos que están sonando cada vez más fuerte en la Ciudad.

Julián Kartun (voz), Santiago Martínez (voz, melódica), Nicolás Morone (guitarra, charango), Juan Martin Mojoli (bajo, coros), Ignacio Martínez (batería, flauta traversa, coros) y Tomás Baillie (percusión) conforman El Kuelgue. Los cinco se conocieron a medida que iban pasando de colegio, en colegio. Y así se fueron amontonando. Eligieron ese nombre porque se "colgaban" a zapar sin ningún plan en particular y así comenzaron a salir letras y melodías más que interesantes. "Salíamos del colegio y nos juntábamos, fundamentalmente, para divertirnos. Improvisábamos letras, melodías y dábamos rienda suelta a lo que iba fluyendo. Después lo escuchábamos, se lo mostrábamos a nuestros amigos y a todos les gustaba", cuenta Santiago.

Era todo muy raro, empezando por los instrumentos: cajón peruano, bajo, Flauta traversa, guitarra española y batería; y siguiendo porque "al comienzo ninguno era músico, fuimos aprendiendo después. Y así arrancamos, era algo muy informal, sin pretensiones, con lo que nos entusiasmamos mucho y casi sin darnos cuenta nos hicimos músicos y tuvimos una banda", recuerda Nicolás.

El debut de la banda llegó en Julio de 2004. Tuvieron tan buena repercusión que debieron repetir los cinco temas que habían preparado para el show, nuevamente. Cuatro años después y luego de llenar cuatro veces consecutivas La Castorera con un show acústico todos los jueves de Mayo, la banda ensaya y prepara su primera visita a Rosario. Las fiestas que organizan los chicos se caracterizan por ser particularmente divertidas, donde se mezclan el chamamé, la cumbia, el cuarteto, el candombe, el hip hop, bossas, y donde algunos amigos como Nazareno Casero se suben al escenario a cantar.

Los chicos del Kuelgue, fieles a la modalidad que le dio origen a la banda, se siguen reuniendo a ensayar, siempre abiertos a ir "tirando" lo que se les va ocurriendo, dándole rienda suelta a la creatividad, la imaginación y el juego. "La única diferencia es que antes nos juntábamos en una terraza en Warnes y ahora en Floresta", comenta Juan Martín.

Una anécdota fue la vez que los chicos fueron a tocar a un festival en Pilar. Alquilaron un micro para amigos y gente que quería ir a hacerles el aguante. "Se prendieron un montón de amigos, el micro salió sobrepoblado, mucha gente, con heladeritas, bebidas, y cosas ricas para comer. Fue una experiencia increíble, el micro era una fiesta, a la ida y a la vuelta. Por eso, no podemos dejar de agradecer a nuestros amigos cómo nos acompañan y nos bancan desde el principio ", dice Julián.

Ignacio y Tomás, el flautista y el percusionista, respectivamente, son los encargados de anunciar las fechas de los próximos shows: "El viernes 1º de Agosto en el Club Italiano de Rosario (Buenos Aires 1252) y el sábado 2 de Agosto en Salamanca (Tucumán 1016). Y si quieren saber más de nosotros, pueden entrar a http://www.myspace.com/elkuelgue".

TE PUEDE INTERESAR