Fetiche digital - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Fetiche digital

La banda de Thom Yorke sigue dando que hablar: realizó el video de su último single sin cámaras, simplemente con láser y datos. De yapa, colgaron la aplicación que utilizaron en la red.

¿Radiohead está llamada a ser siempre vanguardia? Esto es discutible (aunque cada vez menos) en materia musical; siempre habrá detractores y comentarios como "esto ya se escuchó". Pero en cuanto a los factores externos que hacen a la totalidad de una banda, la respuesta parecer ser afirmativa. Siempre están un paso adelante, lo cual los deposita, a veces involuntariamente, en el ojo público. Sucedió con el lanzamiento de In Rainbows el año pasado, que antes de llegar a las bateas estuvo online a disposición del público, al precio que cada uno considerara pertinente, aunque la mayoría finalmente lo descargó de manera gratuita.

También sucedió con sus conciertos de año nuevo transmitidos en vivo vía internet a cualquiera que no tuviera mejores planes para esa noche. Ese concierto, bajo el nombre de "Scotch mist", se popularizó enormemente en la red. Ahora, Yorke y sus secuaces decidieron realizar un video para su single "House of cards". Hasta acá todo normal, excepto por un detalle: el clip se logró sin utilizar cámara alguna.

Para los planos cortos, se usó un sistema de geometría informática que produce un haz de luz, el cual registra imágenes tridimensionales proyectadas a poca distancia del objeto. En cambio, para los "exteriores", se empleó otro sistema denominado Voldyne Lidar, que utiliza lásers para capturar imágenes de tamaños más grandes. Estos paisajes fueron rodados por 64 lásers en rotación que se ejecutaban en un radio de 360 grados y 900 veces por minuto.

Por si esto no fuera suficiente, los británicos, que dicho sea de paso, estarían llegando a la Argentina entre abril y mayo del año que viene, colgaron la tecnología que utilizaron en la web. Lo hicieron bajo licencia Creative Commons, que permite a los usuarios la concesión de ciertos derechos de propiedad intelectual bajo determinadas condiciones. De esta manera, tanto fans de Radiohead como internautas tecnófilos podrán experimentar de manera gratuita y elaborar sus propios videos. De hecho, algunos resultados ya están a la vista. Un claro y muy creativo ejemplo de la tecnología puesta a disposición del arte, y no viceversa.

TE PUEDE INTERESAR